6 min de lectura

En 20 años, rovers de la NASA transformaron la ciencia marciana

Esta imagen en blanco y negro muestra una vista captada por el rover en Marte Opportunity de su propia sombra el 26 de julio de ese año, el día marciano, o sol, número 180 de su misión.
Los vehículos exploradores Spirit y Opportunity de la NASA aterrizaron en el planeta rojo el 3 y 24 de enero de 2004, respectivamente. Esta imagen muestra una vista captada por Opportunity de su propia sombra el 26 de julio de ese año, el día marciano, o sol, número 180 de su misión.
NASA/JPL-Caltech

En enero de 2004, dos vehículos exploradores gemelos de la NASA llamados Spirit y Opportunity aterrizaron en lados opuestos de Marte, dando inicio a una nueva era de exploración robótica interplanetaria. Estos rovers llegaron de manera dramática con tres semanas de diferencia, cada uno envuelto en un nido de bolsas de aire que rebotaron a lo largo de la superficie unas 30 veces antes de detenerse y desinflarse. La misión de estos rovers del tamaño de un carrito de golf era buscar evidencia de que el agua alguna vez fluyó sobre la superficie del planeta rojo.

Sus hallazgos reescribirían los libros de texto científicos, incluyendo el descubrimiento que hizo Opportunity, poco después de su aterrizaje, de los famosos “arándanos”: unos guijarros esféricos del mineral hematita que se habían formado en agua ácida. Varios años después de comenzar su misión, Spirit, impávido, pero ahora arrastrando una rueda dañada, descubrió señales de antiguas aguas termales que podrían haber sido hábitats ideales para la vida microbiana hace miles de millones de años (si es que esta alguna vez existió en el planeta rojo).

Los científicos sospechaban que Marte había sido hace mucho tiempo radicalmente diferente del desierto helado que es actualmente: las imágenes orbitales habían mostrado lo que parecían ser redes de canales cavados por el agua. Pero antes de Spirit y Opportunity, no había forma de comprobar que el agua líquida hubiera formado esas características.

Este póster de dos caras (en inglés) menciona algunos de los logros de los rovers de la NASA Spirit y Opportunity en Marte.
En el vigésimo aniversario del aterrizaje de Spirit y Opportunity, celebra el Proyecto Vehículos de Exploración de Marte de la NASA con este póster de dos caras (en inglés) que menciona algunos de los logros de estos exploradores pioneros en el planeta rojo.
NASA/JPL-Caltech

“Nuestros rovers gemelos fueron los primeros en demostrar que alguna vez existió un Marte primitivo que tenía agua”, dijo el excientífico del proyecto Matt Golombek, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en el sur de California, quien gestionó la misión de los Vehículos Exploradores de Marte. “Estos robots allanaron el camino para aprender aún más acerca del pasado del planeta rojo con rovers más grandes como Curiosity y Perseverance”.

Un legado perdurable

Gracias en parte a la ciencia recopilada por Spirit y Opportunity, la NASA aprobó el desarrollo de Curiosity, un rover del tamaño de una camioneta, para investigar si los ingredientes químicos que sustentan la vida estaban presentes hace miles de millones de años en lo que alguna vez fue un mundo con agua. (El rover descubrió poco después de su aterrizaje en 2012 que sí estaban presentes).

Perseverance, que llegó al planeta rojo en 2021, se basa en el éxito de Curiosity para recolectar núcleos de roca que podrían traerse a la Tierra en busca de señales de vida microbiana antigua mediante la campaña Retorno de muestras de Marte, un esfuerzo conjunto de la NASA y la ESA (Agencia Espacial Europea).

Mientras trabajaban con Spirit y Opportunity, los ingenieros desarrollaron prácticas para explorar la superficie que continúan vigentes hoy en día, incluyendo el uso de software especializado y gafas 3D para navegar mejor por el entorno marciano. También, después de perfeccionar años de experiencia durante los viajes de los rovers gemelos sobre la superficie rocosa y arenosa de Marte, los ingenieros ahora pueden planificar viajes más largos y seguros, y preparar rápidamente los planes diarios mucho más complejos que son necesarios para operar Curiosity y Perseverance.

Esta ilustración representa a uno de los Vehículos Exploradores de Marte de la NASA en el planeta rojo. Los rovers gemelos, Spirit y Opportunity, aterrizaron en 2004 y duraron años más allá de su misión programada de 90 días.
Crédito: NASA/JPL-Caltech

Los integrantes del equipo científico también se han vuelto más expertos en su papel de geólogos de campo virtuales, aprovechando años de conocimiento para seleccionar las mejores formas de investigar el terreno marciano utilizando los “ojos” y las herramientas robóticas que transportan sus compañeros exploradores.

Una maratón marciana

Diseñado para durar solo 90 días, Spirit aterrizó el 3 de enero; Opportunity, el 24 de enero. Los Vehículos de Exploración de Marte, alimentados por energía solar, continuaron funcionando durante años —en el caso de Opportunity, casi 15 años— antes de sucumbir a una tormenta de polvo que envolvió al planeta en 2018. Esa durabilidad superó los sueños más descabellados de los científicos e ingenieros, que solo esperaban una exploración localizada a una distancia de no más de 600 metros (un tercio de milla).

En cambio, a través de sus sustitutos robóticos de larga vida, el equipo tuvo la oportunidad de recorrer una amplia variedad de terrenos marcianos. Opportunity, el primer rover en recorrer una distancia maratónica en otro planeta, finalmente cubriría casi 45 kilómetros (30 millas) en total, la distancia más lejana recorrida en otro planeta.

“Este fue un cambio de paradigma que nadie esperaba”, dijo el exgerente de proyectos John Callas, del JPL. “La distancia y la escala de tiempo que cubrimos fueron un gran avance en el alcance de la misión, lo cual es algo verdaderamente histórico”.

Esta ilustración representa a uno de los Vehículos Exploradores de Marte de la NASA en el planeta rojo, los rovers gemelos, Spirit y Opportunity de la NASA.
Esta ilustración representa a uno de los vehículos exploradores de Marte de la NASA en el planeta rojo. Los rovers gemelos, Spirit y Opportunity, aterrizaron en 2004 y duraron años más allá de su misión programada de 90 días.
NASA/JPL-Caltech

La oportunidad de tener tanto que ver fue fundamental para revelar que Marte no solo fue alguna vez un mundo más húmedo, sino que también sustentó muchos tipos diferentes de ambientes acuosos (agua dulce, aguas termales, piscinas ácidas y saladas) en distintos puntos de su historia.

Una inspiración continua

Los gemelos exploradores también inspirarían a una nueva generación de científicos. Uno de estos científicos fue Abigail Fraeman, quien era una estudiante de secundaria invitada a JPL la noche del aterrizaje de Opportunity. Ella pudo ver la emoción de todos cuando se recibió la primera señal, confirmando que Opportunity había aterrizado con seguridad.

Luego, seguiría una carrera como geóloga de Marte, regresando a JPL años más tarde para ayudar a liderar el equipo científico de Opportunity. Ahora, Fraeman es científica adjunta del proyecto de Curiosity, y considera como sus colegas cercanos a muchas de las personas que conoció en la noche del aterrizaje de Opportunity.

“La gente que mantuvo en funcionamiento a nuestros rovers gemelos durante todos esos años conforma un grupo extraordinario, y es notable cuántos han hecho de la exploración de Marte su carrera”, dijo Fraeman. “Me siento muy afortunada de poder trabajar con ellos todos los días mientras continuamos aventurándonos en lugares que ningún ser humano ha visto, en nuestro intento por responder algunas de las preguntas más importantes”.

Más acerca de la misión

JPL, una división de Caltech en Pasadena, California, gestionó la misión del Proyecto Vehículos de Exploración de Marte para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington.

Para obtener más información (en inglés) sobre Spirit y Opportunity, visita el sitio web (en inglés):

Read this story in English here.

Comparte

Detalles

Última Actualización
Jan 22, 2024
Editor

Términos relacionados