Publicado: 
15 de febrero de 2022

Un telescopio de la NASA ve la luz de mayor energía jamás detectada desde Júpiter

El hemisferio sur de Júpiter se muestra en esta imagen de la misión Juno de la NASA. Nuevas observaciones del NuSTAR de la NASA revelan que las auroras cerca de ambos polos del planeta emiten rayos X de alta energía, que se producen cuando las partículas aceleradas chocan con la atmósfera de Júpiter. Créditos: imagen mejorada de Kevin M. Gill (CC-BY) basada en imágenes proporcionadas por cortesía de NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS
El hemisferio sur de Júpiter se muestra en esta imagen de la misión Juno de la NASA. Nuevas observaciones del NuSTAR de la NASA revelan que las auroras cerca de ambos polos del planeta emiten rayos X de alta energía, que se producen cuando las partículas aceleradas chocan con la atmósfera de Júpiter. Créditos: imagen mejorada de Kevin M. Gill (CC-BY) basada en imágenes proporcionadas por cortesía de NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS

Los científicos han estado estudiando a Júpiter de cerca desde la década de 1970, pero el gigante gaseoso todavía está lleno de misterios. Nuevas observaciones realizadas por el observatorio espacial Conjunto de Telescopios Espectroscópicos Nucleares (NuSTAR, por sus siglas en inglés) de la NASA han revelado la luz de mayor energía jamás detectada proveniente de Júpiter. La luz en forma de rayos X que NuSTAR puede detectar es también la luz de mayor energía jamás detectada en un planeta del sistema solar que no sea la Tierra. Un artículo en la revista Nature Astronomy informa sobre el hallazgo y resuelve un misterio de décadas: por qué la misión Ulysses no vio rayos X cuando pasó por Júpiter en 1992.

Los rayos X son una forma de luz, pero con energías mucho más altas y longitudes de onda más cortas que la luz visible que pueden ver los ojos humanos. El Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y el observatorio XMM-Newton de la ESA (Agencia Espacial Europea) han estudiado los rayos X de baja energía de las auroras de Júpiter: espectáculos de luces cerca de los polos norte y sur del planeta que se producen cuando los volcanes en la luna Ío de Júpiter "rocían" el planeta con iones (átomos despojados de sus electrones). El poderoso campo magnético de Júpiter acelera estas partículas y las canaliza hacia los polos del planeta, donde chocan con su atmósfera y liberan energía en forma de luz.

Los electrones de Ío también son acelerados por el campo magnético del planeta, según las observaciones de la nave espacial Juno de la NASA, que llegó a Júpiter en 2016. Los investigadores sospecharon que esas partículas deberían producir rayos X de energía aún mayor que lo que Chandra y XMM-Newton observaron, y NuSTAR es el primer observatorio que confirma esa hipótesis.

NuSTAR detectó rayos X de alta energía de las auroras cerca de los polos norte y sur de Júpiter. NuSTAR no puede ubicar la fuente de la luz con alta precisión, solo puede encontrar que la luz proviene de algún lugar en las regiones de color púrpura. Créditos: NASA/JPL-Caltech.
NuSTAR detectó rayos X de alta energía de las auroras cerca de los polos norte y sur de Júpiter, señaladas en violeta en esta imagen. NuSTAR no puede ubicar la fuente de la luz con alta precisión, solo puede encontrar que la luz proviene de algún lugar en las regiones de color púrpura. Créditos: NASA/JPL-Caltech

“Es bastante desafiante para los planetas generar rayos X en el rango que detecta NuSTAR”, dijo Kaya Mori, astrofísica de la Universidad de Columbia y autora principal del nuevo estudio. “Pero Júpiter tiene un enorme campo magnético y gira muy rápido. Esas dos características significan que la magnetosfera del planeta actúa como un acelerador de partículas gigante, y eso es lo que hace posible estas emisiones de mayor energía”.

Los investigadores enfrentaron múltiples obstáculos para realizar la detección de NuSTAR: por ejemplo, las emisiones de mayor energía son significativamente más débiles que las de menor energía. Pero ninguno de los desafíos pudo explicar la no detección por parte de Ulysses, una misión conjunta entre la NASA y la ESA que fue capaz de detectar rayos X de mayor energía que NuSTAR. La nave espacial Ulysses se lanzó en 1990 y, después de múltiples extensiones de misión, funcionó hasta 2009.

La solución a ese rompecabezas, según el nuevo estudio, radica en el mecanismo que produce los rayos X de alta energía. La luz proviene de los electrones energéticos que Juno puede detectar con su Experimento joviano de distribuciones aurorales (JADE, por sus siglas en inglés) y el Instrumento detector de partículas energéticas de Júpiter (JEDI, por sus siglas en inglés), pero existen múltiples mecanismos que pueden hacer que las partículas produzcan luz. Sin una observación directa de la luz que emiten las partículas, es casi imposible saber cuál es el mecanismo responsable.

En este caso, el culpable es algo llamado emisión bremsstrahlung. Cuando los electrones que se mueven rápidamente se encuentran con átomos cargados en la atmósfera de Júpiter, son atraídos por los átomos como imanes. Esto hace que los electrones desaceleren rápidamente y pierdan energía en forma de rayos X de alta energía. Es como si un automóvil en movimiento rápido transfiriera energía a su sistema de frenos para reducir la velocidad; de hecho, bremsstrahlung significa “radiación de frenado” en alemán (los iones de menor energía que producen los rayos Xemiten luz a través de un proceso llamado emisión de línea atómica).

Cada mecanismo de emisión de luz produce un perfil de luz ligeramente diferente. Usando estudios establecidos de perfiles de luz de bremsstrahlung, los investigadores demostraron que los rayos X deberían volverse significativamente más débiles a energías más altas, incluso en el rango de detección de Ulysses.

“Si hiciera una simple extrapolación de los datos de NuSTAR, le mostraría que Ulysses debería haber sido capaz de detectar rayos X en Júpiter”, dijo Shifra Mandel, un estudiante de doctorado en astrofísica en la Universidad de Columbia y coautor del nuevo estudio. “Pero construimos un modelo que incluye emisión de bremsstrahlung, y ese modelo no solo coincide con las observaciones de NuSTAR, sino que nos muestra que a energías aún más altas, los rayos X habrían sido demasiado débiles para que Ulysses los detectara”.

Las conclusiones del artículo se basaron en observaciones simultáneas de Júpiter realizadas por NuSTAR, Juno y XMM-Newton.

Nuevos capítulos

En la Tierra, los científicos han detectado rayos X en las auroras que se producen en nuestro planeta, con energías aún más altas que las que NuSTAR vio en Júpiter. Pero esas emisiones son extremadamente débiles, mucho más débiles que las de Júpiter, y solo pueden ser detectadas por pequeños satélites o globos de gran altitud que se acercan mucho a los lugares de la atmósfera que generan esos rayos X. De manera similar, observar estas emisiones en la atmósfera de Júpiter requeriría de un instrumento de rayos X cerca del planeta con mayor sensibilidad que los que llevaba Ulysses en la década de 1990.

“El descubrimiento de estas emisiones no cierra el caso; está abriendo un nuevo capítulo”, dijo William Dunn, investigador del University College London y coautor del artículo. “Todavía tenemos muchas preguntas sobre estas emisiones y sus fuentes. Sabemos que los campos magnéticos giratorios pueden acelerar partículas, pero no entendemos completamente cómo alcanzan velocidades tan altas en Júpiter. ¿Qué procesos fundamentales producen naturalmente tales partículas energéticas?".

Los científicos también esperan que el estudio de las emisiones de rayos X de Júpiter pueda ayudarlos a comprender objetos aún más extremos en nuestro universo. NuSTAR normalmente estudia objetos fuera de nuestro sistema solar, como estrellas en explosión y discos de gas caliente acelerados por la gravedad de agujeros negros masivos.

El nuevo estudio es el primer ejemplo de cómo los científicos pueden comparar las observaciones de NuSTAR con los datos tomados en la fuente de los rayos X (por Juno). Esto permitió a los investigadores probar directamente sus ideas sobre qué crea estos rayos X de alta energía. Júpiter también comparte una serie de similitudes físicas con otros objetos magnéticos del universo (magnetares, estrellas de neutrones y enanas blancas), pero los investigadores no entienden del todo cómo se aceleran las partículas en las magnetosferas de estos objetos y cómo emiten radiación de alta energía. Al estudiar a Júpiter, los investigadores pueden revelar detalles de fuentes distantes que aún no podemos visitar.

Más sobre las misiones

NuSTAR se lanzó el 13 de junio de 2012. Una misión Small Explorer dirigida por Caltech y administrada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA para la Dirección de Misiones Científicas de la agencia en Washington, fue desarrollada en asociación con la Universidad Técnica Danesa y la Agencia Espacial Italiana (ASI). La óptica del telescopio fue construida por la Universidad de Columbia, el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y DTU. La nave espacial fue construida por Orbital Sciences Corp. en Dulles, Virginia. El centro de operaciones de la misión de NuSTAR se encuentra en la Universidad de California, Berkeley, y el archivo de datos oficial se encuentra en el Centro de Investigación del Archivo de Ciencias de Astrofísica de Alta Energía de la NASA. ASI proporciona la estación terrestre de la misión y un archivo de datos espejo. Caltech administra JPL para la NASA.

Para obtener más información (en inglés) sobre NuSTAR, visita: http://www.nasa.gov/nustar y http://www.nustar.caltech.edu/

JPL gestiona la misión Juno para el investigador principal, Scott J. Bolton, del Instituto de Investigación del Sudoeste en San Antonio. Juno es parte del Programa Nuevas Fronteras de la NASA, que se administra en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama, para la Dirección de Misiones Científicas de la agencia. Lockheed Martin Space en Denver construyó y opera la nave espacial.

 

Traducido por CEV-MDSCC

Leer en inglés