Publicado: 
16 de mayo de 2003

Mesoamérica en Llamas

La opulenta diversidad de vida silvestre en el sur de México y América Central está en peligro. Las agencias de gobierno y organizaciones nacionales y locales están usando satélites para controlar un vasto sistema de corredores de tierras protegidas.

NASA

ver leyenda
Mayo 16, 2003: América Central está ardiendo.

En un área de gran biodiversidad, donde el 7% de las especies terrestres cohabitan en menos del 1% de la tierra del planeta, una población humana en rápido crecimiento lucha con la vasta pobreza que afecta a más de 20 millones de personas. Muchas de estas personas sobreviven a través de una agricultura contraproducente, de "tala y quema", colocándose a sí mismos y al bosque tropical en inexorable ruta de colisión con una catástrofe ecológica.

Derecha: Esta imagen por satélite de la NASA muestra cientos de incendios (indicados por puntos rojos) ardiendo cerca de la península de Yucatán, el 20 de abril de 2003. Crédito: MODIS.

Promover la economía local, al mismo tiempo que se protegen los bosques y la vida silvestre, es la ambiciosa meta de un proyecto internacional llamado Corredor Biológico Mesoamericano (CBM).

El más grande esfuerzo de "desarrollo sostenible" de su clase en el mundo, el CBM es una red en crecimiento de tierras protegidas y zonas semiprotegidas donde se promueve un mejor uso de los recursos naturales, y que cubre toda la longitud de Centro América desde el sur de México hasta la región del Darién en Panamá, una zona conocida como "Mesoamérica". Las tierras del CBM están administradas colectivamente por los gobiernos de los siete países de Centroamérica y México. Juntos, estos gobiernos protegen algunas áreas del CBM y en otras, promueven la utilización económica "sostenible" del suelo.

Ecología y economía: ¿Una relación borrascosa?

"La dimensión humana es ahora uno de los factores más importantes no sólo para la conservación, sino también para el desarrollo económico sostenible", dice Daniel Irwin, un científico investigador que ha vivido y trabajado en Centroamérica gran parte de su vida, y que ahora trabaja en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA.

ver leyenda
"No es sólo una cuestión de proteger la vida silvestre, se debe procurar también el bienestar de la población que vive en el área", dice Irwin.

Derecha: Este mapa del Corredor Biológico Mesoamericano muestra la misma región que la foto de satélite anterior. El verde oscuro denota áreas protegidas; el verde claro indica corredores de conexión. Las áreas rojas muestran áreas protegidas propuestas. Imagen cortesía de CBM.

El desarrollo autosostenible es una dirección relativamente nueva en el pensamiento medioambiental. Reconoce que la gente necesita usar los recursos de la naturaleza para sobrevivir, pero también afirma que la gente debe hacerlo de una manera ecológicamente sensitiva, conservando los recursos biológicos para la presente y para las futuras generaciones

Por ejemplo, con los pobladores del área es posible promocionar la utilización del nitrógeno en sus parcelas a través de plantaciones de legumbres tales como alfalfa, en lugar de cortar y quemar más bosque cuando el suelo se agota. Otra estrategia frecuente es usar reducción en los impuestos para motivar al dueño de un terreno a dejar sin cultivar parte del bosque de su propiedad, en vez de explotarlo.

Para maximizar los beneficios ecológicos de preservar estos bosques, el CBM mantiene franjas de terreno conectando las áreas boscosas, lo cual es otra idea relativamente nueva en la conservación de la vida silvestre: los llamados "corredores".

Los animales y las semillas de plantas pueden entonces moverse entre estas áreas, reduciendo la amenaza de endogamia o de desastres locales que destruyan una especie entera. Proveen también más espacio para los carnívoros superiores tales como el jaguar, que deben recorrer grandes distancias para sobrevivir. Por esta razón, la red de áreas conectadas como un conjunto tiene más valor ecológico que la suma de sus partes.

Abajo: La gente y la vida silvestre a menudo cohabitan en gran proximidad en Centroamérica, y sus necesidades a veces entran en conflicto. Foto cortesía de CBM.

ver leyenda
"Al no existir intensas migraciones como ocurre en la sabana africana, el corredor puede cumplir sus propósitos y al mismo tiempo permitir cierta clase de utilización de los recursos naturales", explica Archie Carr III, un veterano conservacionista que dirige los proyectos de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (Wildlife Conservation Society) en el Caribe. Carr dirigió un proyecto entre 1990 y 1995 llamado Paseo Pantera que estableció originalmente el sistema de corredores y que posteriormente llegó a ser el CBM.

El café, por ejemplo, había crecido tradicionalmente bajo la sombra de los árboles. Esta clase de café imita la estructura de un bosque natural y, por tanto, provee de un buen hábitat para la vida silvestre.

"Parte de este café, que crece a la sombra, proveería funciones de corredor casi perfectas, para un número enorme de criaturas tropicales", dice Carr.

En los tiempos modernos, sin embargo, una variedad de café más productiva y resistente al sol fue introducida en la región, teniendo como consecuencia campos de café sin árboles, con reducido hábitat para la vida silvestre. Varias iniciativas, incluyendo al CBM y la Alianza para la Selva Tropical (Rainforest Alliance, en inglés), están tratando de convencer a los cultivadores de café para que regresen al sistema con sombra, más ecológico.

Mirando desde arriba

Sin embargo, no es fácil para los administradores medioambientales de la región mantener la vista encima de un área tan extensa de tierra. Es por ello que la agencia intergubernamental encargada del corredor, la Comisión Centroamericana para el Medioambiente y el Desarrollo (CCAD), ha incorporado la vista de pájaro de los satélites de la NASA para que ayuden a su monitoreo y conservación.

ver leyenda
"La perspectiva de campo amplio que proveen los satélites es esencial para realizar un proyecto de conservación a gran escala, como es este", dice Irwin.

"El bosque tropical es tan espeso que en muchos sitios difícilmente se puede ver mas allá de tres metros", dice Irwin. "Intentar vigilar áreas tan grandes desde tierra es casi imposible".

Derecha: Enseñar a funcionarios nacionales y regionales, que deben tomar decisiones, a interpretar y utilizar datos de satélites es parte del acuerdo entre la NASA y CCAD. De pie, en la esquina inferior izquierda se encuentra Daniel Irwin. Imagen cortesía de NASA/CCAD.

Para realizar el trabajo, Irwin y sus colegas usan datos de una variedad de satélites. En evaluaciones a escala de países enteros, utilizan datos del Espectrómetro de Imágenes de Resolución Moderada (Moderate-resolution Imaging Spectrometer (MODIS)) de los satélites de la NASA llamados Terra y Aqua. Este sensor toma imágenes cuyos pixeles cubren cada uno 250 metros de terreno, lo cual es apropiado para observar a tan grandes escalas. El Landsat, por otro lado, tiene una resolución de 30 metros, y es útil para vistazos más detallados.

 

Imagen de Subscripción

Anótese aquí para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTÍFICAS
En 1998 la NASA firmó un acuerdo con CCAD para utilizar sus satélites de observación terrestre, el llamado Earth Observing System, con el fin de contribuir con el desarrollo del proyecto corredor. Un resultado de esta colaboración fue un estudio que utilizó datos del Landsat desde 1990, con el cual se confirmaba el hecho de que el corredor estaba protegiendo los bosques. Alrededor de un 80% de los bosques dentro del CBM aún continuaban en excelente estado, comparados con sólo un 31% fuera de él. Y la tasa de deforestación anual de bosque era 5,5 veces mayor fuera del corredor que dentro de él (144% contra un 0,26%).

Con la ayuda del Banco Mundial, el equipo desarrolló también un mapa de ecosistemas para toda Mesoamérica. El primero de esta clase en cubrir la región entera, este mapa muestra en detalle la distribución de los bosques tropicales, tierras bajas y tierras de cultivo, una valiosa herramienta para aquellos que administran el CBM.

Estos funcionarios utilizan también los datos de satélite para otros fines. Por ejemplo, datos del MODIS muestran la localización de incendios activos en toda la región en tiempo casi real (como en la imagen al inicio de este artículo).

Sin embargo, hasta ahora el principal uso de los satélites ha sido como herramienta política, según Jorge Cabrera, representante del CCAD en Centroamérica y a cargo de la colaboración con la NASA.

ver leyenda
"En el caso de los incendios en las regiones de Petén y Yucatán este año, al ofrecer esta información a los medios de comunicación, se consiguió movilizar más intereses políticos, institucionales y públicos con respecto a la magnitud del desastre", dice Cabrera en una entrevista por correo electrónico.

Derecha: La agricultura de "tala y quema" destruye bosques y vida silvestre. Esta foto fue tomada en Petén, Guatemala, por Daniel Irwin.

Planificando para el futuro

En diciembre, la NASA firmó un nuevo acuerdo con el CCAD y el Banco Mundial para continuar usando satélites en apoyo del proyecto Corredor, e investigar nuevas maneras de asegurar la diponibilidad de los datos satelitales.

El concepto que están considerando es un "Tablero de Comando" en vivo, que muestre el estado de Centroamérica tal como es observado por los satélites de la NASA en tiempo casi real, a semejanza de la manera como el panel de un vehículo muestra su estado. Se diseñará una "red" informática que reunirá automáticamente todos los últimos datos de los satélites, procesará los datos en bruto a una forma relevante y útil, y presentará esta información de manera simple a la gente que la necesita: políticos centroamericanos, líderes cívicos y también a estudiantes locales.

"La información estaría disponible a tiempo para los dirigentes que toman las decisiones en Centro América - las autoridades nacionales, regionales y locales, quienes puedan utilizar esta información para los fines de la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales", dice Irwin.

Después de todo, cuando los incendios están en su apogeo, el tiempo apremia.

Enlaces a la Red

Corredor Biológico Mesoamericano -- portal

Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) -- Página de la agencia intergubernamental encargada de supervisar el Corredor Biológico Mesoamericano.

Corredor Biológico Mesoamericano NASA/CCAD -- Portal de la participación de la NASA en el CBM, del Centro Marshall de Vuelos Espaciales.

Proyectos Medioambientales en América del Banco Mundial -- portal

Proyecto de Mapas de América Central del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JLP)

Laboratorio de Análisis de Imágenes de la Universidad de Maine (MIAL) -- Uno de los principales colaboradores en la participación de la NASA con el CBM, el MIAL realiza análisis de imágenes por satélite para determinar, por ejemplo, el cambio en la cobertura del terreno.

Paseo Pantera -- Sobre el precursor del CBM, de la Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje.

Landsat 7 -- Portal de uno de los satélites que observan la tierra, utilizado en la colaboración de la NASA con el CCAD.

MODIS -- Portal de uno los instrumentos de satélite usado en la colaboración de la NASA con el CCAD.

División de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible -- Más sobre desarrollo sostenible.


Únase a nuestra creciente lista de suscriptores -- anótese para recibir nuestro servicio de entrega inmediata de noticias científicas -- y ¡reciba un mensaje de correo electrónico cada vez que publiquemos un nuevo artículo!
Más
Joe Cool dice: Lea más Noticias de NASA
Noticias


FIN