Publicado: 
05 de marzo de 2002

Una Extraña Oleada en el Pacífico

Ir al
 Portal de Ciencia@NASA

Una marejada masiva de agua tibia golpea a América del Sur. ¿Será la primera señal que El Niño ha regresado -- o es sólo otra "ola Kelvin"?

NASA

ver leyenda
Marzo 5, 2002: En algún lugar de una playa en Ecuador o Perú, alguien ha salido a dar un paseo. Sopla una brisa tibia, el agua golpea a sus pies. Es el paraíso.

Pero algo anda mal. El aire está un poco más tibio que de costumbre. Al igual que el agua. Y, desde hace semanas, las mareas están algunos centímetros más altas de lo normal. Tal vez sólo los paseantes frecuentes noten la diferencia, pero los cambios son reales.

Estos países han sido golpeados por una marejada, suave pero masiva, de agua tibia -- también llamada "ola Kelvin"

"Las olas Kelvin son mesetas de aguas tibias en el Océano Pacífico", dice el oceanógrafo del JPL, Bill Patzert. Se forman en los alrededores de Indonesia y viajan hacia el este en dirección a las Américas. "Una ola Kelvin típica tiene de 5 a 10 cm de altura, cientos de kilómetros de extensión, y es unos pocos grados más caliente que el agua que la rodea".

Imagen de Subscripción

Anótese para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTÍFICAS
Generalmente, no ocurre gran cosa cuando llega una ola Kelvin -- los paseantes de las playas tendrán que soportar, tal vez, un poco más de lluvia, u un oleaje algo más tibio. No obstante, los científicos les prestan mucha atención, debido a que estas suaves olas anuncian a veces algo mucho más potente: una próxima corriente de El Niño.

Tanto las olas Kelvin como el fenómeno de El Niño son generados por vientos -- o la falta de éstos -- en el Océano Pacífico. Patzert explica: Los vientos alisios soplan desde el este (las Américas) hacia el oeste (Indonesia). La persistente brisa empuja las aguas superficiales, calentadas por el Sol, hacia el oeste y como resultado, el nivel del mar cerca de Indonesia es normalmente 45 cm más alto que cerca de Ecuador.

"Llamamos a la parte del océano cerca de Indonesia el estanque caliente -- es la mayor extensión de agua tibia de nuestro planeta", dice David Adamec, un investigador del clima del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA. Este depósito de agua calienta la atmósfera sobre el Pacífico occidental, donde celdas de convección desatan tempestades, rayos y mucha lluvia.

ver leyenda

Arriba: Una ola Kelvin cruza el Pacífico, entre el 8 de diciembre, 2001 y el 3 de marzo, 2002. Este esquema muestra un corte de 500 m de profundidad del Océano Pacífico a lo largo del ecuador. El estanque caliente está a la izquierda y las Américas a la derecha. Las anomalías de temperaturas están indicadas en colores simulados (fueron medidas por boyas colocadas en el Océano Pacífico) en grados Celsius. "La parte más caliente de una ola Kelvin está generalmente a unos 100 o 150 metros bajo la superficie del océano", afirma Adamec. [más información]

Por razones que los investigadores desconocen, a veces los vientos alisios disminuyen por algunos días o semanas -- y las aguas cálidas se deslizan de regreso a través del Pacífico hacia las Américas. "Esta es una ola Kelvin", dice Patzert. "Vemos al menos una cada invierno (del norte)".

El Niño comienza cuando los vientos alisios disminuyen -- no sólo brevemente -- sino por muchos meses. Entonces, dice Patzert, poderosas olas Kelvin cruzan el Pacífico "como una correa transportadora", depositando agua caliente cerca de Sudamérica, donde el océano es normalmente frío. Este nuevo "depósito de agua caliente" altera el clima en todo el planeta. Lluvias que normalmente bañan el Pacífico occidental se trasladan hacia las Américas, mientras que lugares como Australia, Indonesia, e India se convierten en áreas secas.

ver leyenda

Arriba: Condiciones de El Niño

ver leyenda

Arriba: Condiciones normales o de La Niña

Algunas personas festejan el cambio. El último El Niño en 1997 suprimió los huracanes del Atlántico, hizo bajar las cuentas de calefacción invernal en el Noreste de Estados Unidos (Nueva Inglaterra), y atrajo a los aficionados al surf a unas playas californianas inesperadamente cálidas. Mientras tanto, los perros de trineo de Sierra Nevada disfrutaron de una temporada más larga de lo normal, ¡luego de que nevara en junio, en pleno verano boreal!

Otras personas temen El Niño. En 1997 los habitantes de algunos lugares de las costas de Sudamérica tuvieron que escapar de lluvias torrenciales que barrieron con sus casas. Muchos ya estaban listos para partir de todos modos, querían escapar de los insólitos enjambres de mosquitos que se criaron en las pozas de aguas lluvias estancadas. Mientras que lugares normalmente húmedos, como Australia e Indonesia fueron azotados por terribles sequías e incendios.

Abajo: Inundaciones sorpresivas pueden ser un efecto secundario de un El Niño fuerte. Crédito: NOAA.

ver leyenda
"El Niño puede hacer mucho daño", afirma Patzert, "pero no todo es negativo". Por ejemplo, los granjeros pueden aprovecharse de los patrones cambiantes del clima sembrando "cultivos El Niño ". Arroz y frijoles, para nombrar algunos, pueden ser plantados en áreas normalmente muy secas para este cultivo. Pero esto sólo es posible si los campesinos saben con seguridad cuando vendrá El Niño.

Los científicos han desarrollado modelos por computador, efectivos para predecir los efectos de El Niño -- después que El Niño se ha iniciado. "La parte difícil", dice Adamec, "es predecir cuando El Niño va a comenzar".

Sin duda que la vida sería mucho más fácil si El Niño llegara y se fuera en forma regular, pero los intervalos entre dos El Niño varían de 3 a 7 años -- otro misterio para los investigadores. Ya que el último comenzó en 1997, el próximo podría comenzar tan pronto como este año o tan tarde como el año 2004. Nadie lo sabe.

Luego que El Niño de 1982-83 tomó a los meteorólogos por sorpresa, los Estados Unidos, Japón, y Francia desplegaron 70 boyas a lo largo del Pacífico ecuatorial. Llamado el "conjunto TAO", estas boyas miden e informan sobre la temperatura del agua hasta una profundidad de 500 metros; además de los vientos, temperatura del aire, y humedad relativa. Están diseñadas como un sistema de alerta rápida de la aparición de El Niño.

Abajo: Una de las 70 boyas del Conjunto Océano Atmosférico Tropical, (Tropical Atmospheric Océan Array, TAO en inglés). [más información]

ver leyenda
Las predicciones sobre la aparición de El Niño se obtienen también del satélite Franco-Estadounidense TOPEX/Poseidon. Éste puede medir la altura de la superficie del océano "sondeándolo" con su radar de abordo. Para los sistemas del satélite, y puesto que el agua caliente se expande, las olas Kelvin aparecen como mesetas que se desplazan en los mapas de elevación de la superficie del mar.

Ambos sistemas, el TAO y el TOPEX/Poseidon rastrearon la última ola Kelvin desde que se formó cerca de Indonesia en diciembre del año 2001. "La ola cruzó el Pacífico en enero y llegó a Sudamérica en febrero", dice Patzert. No todas las olas Kelvin alcanzan a cruzar el vasto Océano Pacífico -- pero ésta si pudo hacerlo. Esto le recuerda a Patzert de otra notable ola Kelvin registrada anteriormente: "Se parece mucho a una que cruzó el Pacífico a comienzos de 1997 -- justo antes que comenzara el último El Niño".

¿Significa esto que otro El Niño está cerca? "No necesariamente", dice. "Las olas Kelvin aparecen en el Pacífico todos los inviernos; no siempre indican que viene El Niño".

Adamec está de acuerdo: "Es muy pronto para afirmarlo. La verdadera prueba vendrá con lo que ocurra esta primavera". Si la "correa transportadora" comienza a girar, tal como lo hizo en la primavera boreal de 1997, entonces podremos decir que El Niño está de regreso.

Por ahora los científicos deben observar... y esperar. "De todos modos siempre estamos observando el Pacífico", se ríe Patzert. "¡Es lo más grande que existe en nuestro planeta!" Por eso, es que las olas Kelvin son tan importantes.

Enlaces a la Red y más... en inglés y español

¿Apuestas por El Niño? -- Las encontradas opiniones de los expertos destacan las incertidumbres de una ciencia emergente: las predicciones de las arremetidas de El Niño.

Comunicados de prensa recientes : ¿Regresa El Niño? (NOAA); Aumenta la certeza entre los meteorólogos sobre el desarrollo de un próximo El Niño (NOAA); El Niño se despierta. (ESA)

"Las olas Kelvin son la forma natural en que el océano responde a los vientos", afirma Bill Patzert. "Las olas Kelvin abrazan el ecuador y son obligadas a viajar de oeste a este -- debido a la fuerza de Coriolis creada por la rotación de la Tierra". Más información: Olas Kelvin (US Navy); Olas Kelvin Oceánicas & Olas Rossby (JPL); Olas Kelvin (Universidad de Texas).

ver leyenda
Derecha: Un mapa de las temperaturas superficiales del Pacífico muestran un "estanque caliente" cerca de Indonesia. Las olas Kelvin llevan agua del estanque caliente hacia las Américas. [ más información]

Boletines sobre El Niño -- Informaciones sobre el monitoreo, análisis y predicciones del actual El Niño en Costa Rica. (en español).

Boletín El Fenómeno de El Niño -- del Instituto Oceanográfico de la Armada del Ecuador. (en español).

El Niño en Español Selección de Páginas de Internet -- de NOAA, PMEL y TAO.

El Niño/La Oscilación Austral -- un cursillo de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA, en inglés).

TOPEX/POSEIDON -- Anomalías en la superficie marina en el Pacífico ecuatorial (1992-Presente).

El Niño/La Niña: Un Círculo Vicioso de la Naturaleza -- (National Geographic) Surgió del Pacífico tropical a fines de 1997, con más energía que un millón de bombas como las de Hiroshima: El gigantesco El Niño de 1997-98.

Beneficios de las Predicciones de El Niño -- NOAA.

El Conjunto Océano Atmosférico Tropical -- TAO -- Una cadena de 70 boyas científicas a lo largo del Pacífico, mantiene a El Niño bajo vigilancia.

TOPEX/Poseidon -- Una sociedad entre los Estados Unidos y Francia para monitorear la circulación global de los océanos, descubre el vínculo entre los océanos y la atmósfera, mejorando las predicciones climáticas globales. Cada 10 días, el satélite TOPEX/Poseidon, mide el nivel global del mar con una precisión inigualada.

Un Ojo en el Océano -- (EarthObservatory) Este artículo explica cómo se forma El Niño y las influencia que el intercambio constante de energía entre el Océano Pacífico y la atmósfera de nuestro planeta, tienen sobre el fenómeno.


Únase a nuestra creciente lista de suscriptores -- anótese para recibir nuestro servicio de entrega inmediata de noticias científicas -- y ¡reciba un mensaje de correo electrónico cada vez que publiquemos un nuevo artículo!
Más
Joe Cool dice: Lea más Noticias de NASA
Noticias


FIN