Publicado: 
14 de marzo de 2022

Un baño de sal en Bolivia

Salar de Uyuni en Bolivia

22 de agosto de 2021

Salar de Uyuni en Bolivia

19 de febrero de 2022

El salar de Uyuni en Bolivia es la salina más grande del mundo. Durante gran parte del año, se extiende en un paisaje blanco aparentemente interminable, con una costra de la sal que cubre 10.000 kilómetros cuadrados (4.000 millas cuadradas). Durante la temporada de lluvias, el agua puede anegar parte del salar y darle una apariencia impresionante, como de un espejo. A principios de 2022, ese espejo de agua se hizo más grande y permaneció por más tiempo que en otros años.

Las abundantes precipitaciones alrededor del Altiplano en noviembre, diciembre y principios de enero hicieron que el salar de Uyuni rebosara de agua casi hasta el borde. De hecho, los periódicos locales informaron sobre inundaciones en algunas áreas y prohibiciones temporales de viajar a través del salar durante la temporada alta de turismo.

“La extensión que cubre el salar de Uyuni este año está por encima de lo normal. La temporada de lluvias comenzó antes que en años anteriores, y las precipitaciones] sobre el Altiplano sur estuvieron muy por encima del promedio”, dijo el hidrólogo Jorge Molina Carpio de la Universidad Mayor de San Andrés. “Esto probablemente estuvo relacionado con el inicio de un evento significativo de La Niña. Las Niñas fuertes durante la estación de lluvias se relacionan con anomalías pluviométricas positivas en el Altiplano sur”.

Las imágenes en falso color de arriba fueron adquiridas por el satélite Aqua de la NASA el 22 de agosto de 2021 y el satélite Terra de la NASA el 19 de febrero de 2022. Cada satélite utilizó su Espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS, por sus siglas en inglés). Las imágenes se componen de una combinación de luz visible, infrarrojo cercano e infrarrojo de onda corta (bandas 7-2-1 de MODIS) para distinguir mejor el agua estancada (en azul y azul oscuro) de las nubes (en blanco) y las salinas (en tonos de verde azulado).

Salar de Uyuni en Bolivia

31 de enero de 2022

Salar de Uyuni en Bolivia

31 de enero de 2022

Las imágenes de color natural de arriba fueron adquiridas el 31 de enero de 2022 por el Generador operacional de imágenes de tierra (OLI) a bordo de Landsat 8. Se observa la decoloración del agua y la salina, lo que podría deberse a una combinación de escorrentías, sedimentos volcánicos y los microbios o las algas que proliferan en el agua.

“A lo largo del Altiplano, pero especialmente en su borde sudoeste, las precipitaciones se concentran principalmente en el verano austral, cuando los períodos transitorios de convección intensa se alimentan con la humedad de las tierras bajas de Bolivia y la cuenca del Amazonas. El resto del año está completamente seco”, dijo René Garreaud, científico climático de la Universidad de Chile. Los vientos fuertes, que varían de una a otra estación y con los eventos de La Niña y El Niño, controlan cuándo y cuánto aire húmedo sube a la meseta. “Cuanto más fuerte y persistente es el viento del este, más precipitaciones se reciben sobre el Altiplano”.

Garreaud señaló que hubo un fuerte flujo del este sobre los Andes centrales en diciembre de 2021 y a principios de enero de 2022, lo que provocó abundantes lluvias en la región de Uyuni-Potosí. “Esta área es una cuenca cerrada, por lo que todas las precipitaciones —como las lluvias en el fondo del valle y la nieve sobre los picos circundantes— contribuyen a que se llenen los lagos secos de Uyuni y Coipasa”, agregó.

El salar de Uyuni es rico en minerales —especialmente litio (usado en baterías), halita (sal de mesa común) y ulexita y mineral de yeso (para fertilizantes y yeso)—, algunos de los cuales se han cosechado en este lugar desde al menos el siglo XVII. El imponente paisaje plano atrae a muchos turistas que vienen a ver la corteza salada en la temporada seca y los lagos de espejo ens la temporada lluviosa. El salar también es popular entre los científicos de teledetección, que utilizan el paisaje para calibrar imágenes satelitales y altímetros.

Imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA por Lauren Dauphin, utilizando datos de Landsat del Servicio Geológico de Estados Unidos e imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA, utilizando datos de MODIS del sistema EOSDIS/LANCE y GIBS/Worldview. Reportaje por Michael Carlowicz.

Leer en inglés