Publicado: 
08 de marzo de 2017

Observan la Tierra desde la Estación Espacial Internacional

Hace alrededor de 30 años, investigadores anunciaron que las concentraciones de ozono en lo alto de la atmósfera sobre el polo Sur, habían alcanzado un mínimo histórico. Esta capa crítica de la atmósfera, que nos protege de los dañinos rayos UV del Sol, tenía un “agujero”. Y ese agujero se estaba expandiendo rápidamente. Este descubrimiento dio lugar al Protocolo de Montreal, un tratado internacional que regula la producción de químicos que destruyen el ozono, como los clorofluorocarbonos, o CFCs. Como resultado, la capa de ozono ahora está reparándose.

Con el propósito de estudiar más profundamente esta capa de la atmósfera, la NASA ha lanzado un sensor de ozono para ayudar a monitorear el cambio a largo plazo en la capa de ozono. Dicho sensor, llamado SAGE III, que es la abreviatura en idioma inglés de “Stratospheric Aerosol and Gas Experiment III” (Experimento sobre Aerosoles y Gases Estratosféricos III, en idioma español), estará instalado en la Estación Espacial Internacional, o EEI, por sus siglas en español (International Space Station, o ISS, por sus siglas en inglés), en 2017. SAGE III representa el cuarto de una serie de instrumentos que han utilizado técnicas similares para medir el ozono y aerosoles en la atmósfera, desde 1979, con más de 25 años de patrimonio en órbita.

La órbita de la estación espacial, que es diferente a la orbita de la mayoría de los satélites que observan la Tierra, hace que la estación espacial sea un punto estrategico de observación para recolectar datos valiosos sobre la salud y el estado de nuestro planeta. La órbita la acerca a la Tierra y permite que los instrumentos ubicados a bordo vean nuestro planeta en diferentes horas del día y bajo condiciones de iluminación variables.

La NASA esta agregando a la estacion espacial capacidades de observación terrestres como el instrumento SAGE III. Este instrumento monitoreará el ozono alrededor de la Tierra a diversas horas del día y de la noche, en todo el planeta y durante todas las estaciones del año, utilizando la luz solar y lunar que pasan a través de la atmósfera.

“Las partículas (aerosoles) y los gases en la atmósfera absorben y dispersan la luz a varios grados, según sus propiedades”, explica el investigador principal de SAGE III, Pat McCormick. “Al medir la atenuación de la luz solar cuando pasa a través de una sección de la atmósfera terrestre al amanecer o al atardecer, podemos determinar la cantidad y la ubicación de estos aerosoles y gases. La atenuación de la luz solar reflejada desde la Luna se utilizará de manera similar para recolectar datos adicionales”.

SAGE III también medirá el ozono en niveles múltiples de la atmósfera, llegando hasta la parte superior de la troposfera y la estratósfera. Proporcionará una imagen prácticamente global del ozono troposférico y la resolución vertical sera mejor que la de la mayoría de otros instrumentos vinculados con el ozono.

McCormick dice: “Todo esto significa que SAGE III brindará una caracterización muy sólida y precisa de la capa de ozono”.

Otro instrumento de ultima generación, el Sensor de Generación de Imágenes de Relámpagos (Lightning Imaging Sensor, o LIS, por sus siglas en inglés), será instalado en la estación espacial en el 2017. LIS captará datos totales de relámpagos en tiempo real en gran parte del planeta -- incluso en regiones donde los datos son escasos, como sobre los océanos-- con el fin de brindar apoyo para realizar pronósticos del tiempo y advertencias meteorológicas. El instrumento LIS para la EEI es una copia del LIS que se utilizó como parte de la Misión de Medición de Lluvias Tropicales (Tropical Rainfall Measuring Mission o TRMM, por sus siglas en inglés), de la NASA, la cual dejo de funcionar en el año 2015. Desde la estación espacial, este nuevo instrumento LIS podrá “observar” mucho más lejos en la dirección de los polos terrestres que lo que lo podia hacer TRMM, aprovechando así la ventaja de la inclinación más alta de la estación espacial.

Se espera que otros tres instrumentos comiencen a funcionar en la estación espacial para el año 2019: la Investigación sobre la Dinámica del Ecosistema Global (Global Ecosystem Dynamics Investigation, o GEDI, por sus siglas en inglés), el Experimento del Radiómetro Térmico Espacial ECOsistema en la Estación Espacial (ECOsystem Space-borne Thermal Radiometer Experiment on Space Station, o ECOSTRESS, por sus siglas en inglés), y el Observatorio Orbital del Carbono 3 (Orbiting Carbon Observatory-3, u OCO-3, por sus siglas en inglés).

La GEDI revolucionará el monitoreo de los bosques tropicales, y lo hará disparando rayos láser hacia las copas de los árboles en los bosques en nuestro planeta para tomar mediciones a escala detallada de su altura y estructura interna. El ECOSTRESS estudiará el uso del agua y el estrés hídrico en la vegetación. La órbita de la estación espacial permitirá que ECOSTRESS realice observaciones en diferentes momentos del día en todas las estaciones del año. El OCO-3 recolectará mediciones espaciales del dióxido de carbono en la atmósfera, para evaluar su distribución y variabilidad.

La EEI es un lugar ocupado; allí se estudian los efectos de más allá de la Tierra y también de la Tierra misma.

Para obtener más noticias desde la Estación Espacial Internacional, visite: www.nasa.gov/station.

Para obtener más noticias científicas sobre la Tierra, manténgase conectado con ciencia.nasa.gov.