Publicado: 
08 de junio de 2020

La tormenta tropical Cristóbal empapa México y América Central

yucatan_mrg_2020156_es.jpg
Mapa mostrando la acumulación de lluvia en América Central del 27 de mayo al 5 de junio de 2020. Imagen del Observatorio de la Tierra de la NASA por Joshua Stevens, utilizando datos de las Recuperaciones Integradas de Multisatélites para GPM, un producto de la misión de Medición Global de Precipitación (NASA / GSFC).

La temporada de huracanes en el Atlántico 2020 ha empezado fuerte. En la primera semana de junio, la tormenta tropical Arthur ya había impactado Carolina del Norte, la tormenta tropical Bertha había empapado a Carolina del Sur y la tercera tormenta del año, Cristóbal, estaba descargando lluvias torrenciales sobre la península de Yucatán.

La tormenta se desarrolló inicialmente en el Pacífico a fines de mayo y fue nombrada tormenta tropical Amanda, escindiéndose del extremo sur de un patrón estacional de baja presión llamado giro centroamericano. Tras tocar tierra en Guatemala y causar inundaciones mortales en El Salvador, Amanda se debilitó y se volvió menos definida mientras cruzaba América Central. Luego se reorganizó y comenzó a intensificarse cuando llegó al Océano Atlántico y se topó con el extremo norte del giro. Mientras permaneció en la península de Yucatán durante varios días, la tormenta descargó enormes cantidades de lluvia en partes de México, Belice y Guatemala.

El mapa superior muestra la acumulación de lluvia en América Central del 27 de mayo al 5 de junio de 2020. Los cantidades totales de lluvia fueron particularmente grandes en los estados mexicanos de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. Estos datos son estimaciones detectadas remotamente que provienen de las Recuperaciones Integradas de Multisatélites para GPM, un producto de la misión de Medición Global de Precipitación. Las cantidades de lluvia local pueden ser significativamente mayores cuando se miden desde el suelo.

Según el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU., la tormenta descargó hasta 65 centímetros (25 pulgadas) de lluvia en partes de México, mientras que algunos lugares en Guatemala y El Salvador tuvieron 90 centímetros (35 pulgadas) de precipitación. Inundaciones mortales afectaron a cientos de hogares en El Salvador, lo que llevó al presidente de ese país a declarar un estado de emergencia.

Escrito por Adam Voiland.

Versión en inglés.