Publicado: 
12 de agosto de 2019

La NASA mide el estrés en las plantas durante la sequía costarricense

ECOSTRESS.jpg
La imagen de la misión ECOSTRESS registra el estrés de las plantas en la región de Guanacaste en Costa Rica (en rojo en el mapa) pocos meses después del inicio de una sequía centroamericana importante. El color rojo indica estrés alto, el amarillo, estrés moderado y los verdes/azules, bajo estrés. El gris claro representa nubosidad. Fuente: NASA/JPL-Caltech

La misión Experimental de Estudio del Ecosistema por Radiometría Térmica desde la Estación Espacial (ECOSTRESS por sus siglas en inglés) de la NASA, ha registrado el estrés de la vegetación costarricense causado por una masiva sequía regional que llevó al gobierno de la nación centroamericana a declarar el estado de emergencia el 23 de julio de 2019 .

Durante la actual sequía, partes de Costa Rica han recibido un 75% menos de lluvia de lo normal, lo cual es el resultado de patrones climáticos anormales que acompañan al fenómeno de El Niño que empezó en noviembre de 2018. Los efectos de la sequía ya eran visibles para la misión ECOSTRESS en febrero de 2019, como muestra la imagen.

Lanzado a la Estación Espacial Internacional en junio de 2018, ECOSTRESS mide la temperatura de las plantas a medida que se calientan por la pérdida de agua. Una de las principales ventajas del instrumento, además de proporcionar información sobre la temperatura de la superficie y el uso del agua de las plantas, es su capacidad para detectar sequías a medida que causan estrés a las plantas.

En Costa Rica, las condiciones de sequía más intensas (mostradas en colores rojos en esta imagen) se centran en la provincia de Guanacaste, parte de una región de bosque seco tropical centroamericana llamada Corredor Seco, que es particularmente sensible a las sequías. Normalmente muy nublado, Guanacaste tenía pocas nubes (representadas en gris claro) cuando ECOSTRESS capturó esta imagen.

La misión ECOSTRESS mide las variaciones en las temperaturas del suelo con una precisión de hasta pocas décimas de grado y es capaz de detectar cambios de temperatura en varias momentos del día en áreas tan pequeñas como lo es una sola granja. Estas mediciones ayudan a los científicos a evaluar la salud de las plantas y cómo responden a la escasez de agua. Estos registros pueden no sólo ser un indicador de sequías futuras, sino que también pueden utilizarse para observar tendencias térmicas, detectar incendios forestales y actividad volcánica.

ECOSTRESS proporciona una amplia gama de imágenes procesadas para el estudio de la superficie terrestre y recientemente puso toda esta información a disposición del público a través del Centro Activo de Distribución de Archivos de Procesos Terrestres de la NASA (LPDAAC por sus siglas en inglés).

El Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL por sus siglas en inglés) construyó y administra la misión ECOSTRESS para la División de Ciencias de la Tierra de la Dirección de Misión Científica de la NASA en Washington. ECOSTRESS es una misión instrumental de proyectos de la Tierra; esta iniciativa es administrada por el programa de Exploración de Ciencias del Sistema Terrestre en el Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia.

Versión en inglés.