Publicado: 
07 de diciembre de 2021

La cambiante costa mediterránea de España

Imagen satelital de la costa mediterránea de España tomada el 1 de noviembre de 1984
1 de noviembre de 1984 
Imagen satelital de la costa mediterránea de España tomada el 7 de noviembre de 2021
7 de noviembre de 2021

Con aproximadamente 325 kilómetros cuadrados, el delta del Ebro en la costa noreste de España es uno de los humedales más grandes a lo largo de la costa del mar Mediterráneo. Es un hábitat importante para la vida silvestre, incluidos los flamencos y las aves que utilizan los humedales como escala en sus viajes migratorios. El sitio en el sur de Cataluña ha sido designado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

La costa de 50 kilómetros de largo cuenta con dos franjas de arena: Punta del Fangar en la costa norte y Punta de la Banya en el sur. Estos apéndices son los restos de los deltas anteriores del río, que fueron reorganizados cuando el río cambió de curso durante los últimos miles de años.

El delta, que alberga a 62.000 personas, también ha sido modificado en gran medida por el uso humano. En los últimos 150 años, los humedales se han convertido en campos de arroz, que ahora cubren hasta el 80 por ciento del delta. Para suministrar agua para riego y generar energía hidroeléctrica, se han construido más de 187 presas en el río Ebro y sus afluentes, desarrollo que atrapó la mayor parte del suministro de sedimentos en el río más grande de España en embalses y detrás de presas. La erosión y el hundimiento de la tierra comenzaron río abajo.

Las dos imágenes en color natural de arriba, adquiridas en 1984 y 2021, por Landsat 5 y Landsat 8 (respectivamente), muestran que la erosión de la isla triangular en la desembocadura del río Ebro cerca de Riumar se ha retirado varios cientos de metros. Es importante tener en cuenta que las diferencias de color entre las imágenes podrían atribuirse a diferencias en los sensores de satélite, cambios en el paisaje y diferencias en el tiempo de las mareas.

Hoy en día, la forma y el estado del delta ya no están controlados por el río, sino por las olas del mar. Y con el aumento del nivel del mar y las tormentas más frecuentes e intensas, esas olas se hacen más grandes, lo que lleva a un mayor retroceso de la costa. En enero de 2020, el estrecho banco de arena que conecta la franja sur con el delta principal fue inundado por la tormenta Gloria, junto con 3.000 hectáreas de campos de arroz. Las tormentas también agravan la reducción y pérdida de los campos de dunas en las playas.

El delta del Ebro ilustra las difíciles decisiones que deben tomar las comunidades que afrontan la subida del nivel del mar: tratar de contener el océano o gestionar la retirada.

El gobierno español anunció recientemente un plan para comprar tierras costeras para crear una zona de amortiguamiento. Si se adopta el plan, la compra constituiría la mayor compra de tierras en Europa hasta ahora debido al cambio climático. Pero muchos de los habitantes del delta se oponen a ella, algunos de los cuales prefieren el sustento de las playas, el bombeo y los rompeolas para proteger la costa. Algunos agricultores están experimentando con variedades de arroz que pueden resistir mejor la intrusión de agua salada.

Imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA por Lauren Dauphin, utilizando datos de Landsat del Servicio Geológico de EE.UU. Artículo escrito por Sara E. Pratt.

Leer en inglés