Publicado: 
01 de marzo de 2022

Incendios forestales arrasan Corrientes, Argentina

argentinafires_oli2_202247_es.jpg
16 de febrero de 2022

En medio de una ola de calor sin precedentes y una sequía en curso, el noreste de Argentina ha estado experimentando incendios forestales generalizados. A finales de enero de 2022, más de mil incendios ardían en la provincia de Corrientes, una región predominantemente rural y agrícola que ha visto poca o ninguna lluvia en dos meses. Desde que comenzaron los incendios en diciembre, se han quemado más de 934.000 hectáreas (unos 2,3 millones de acres), acabando con la vida silvestre y el ganado, diezmando los pastizales y destruyendo cultivos como la yerba mate y el arroz.

El 7 de febrero de 2022, el gobernador de Corrientes declaró estado de emergencia y desastre agrícola, retroactivo al 1 de enero. El mismo día, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) estimó que los incendios habían afectado aproximadamente al 6% de la provincia, que se encuentra entre los ríos Paraná y Uruguay, cerca de la frontera con Paraguay.

Las imágenes de esta página, adquiridas por el Generador operacional de imágenes de tierra 2 (OLI-2, por sus siglas en inglés) a bordo del satélite Landsat 9 el día 16 de febrero de 2022, muestran los campos quemados y el humo denso de los múltiples incendios forestales que aún ardenardiendo cerca del Parque Nacional Iberá el 16 de febrero.

argentinafireszm_oli2_202247.jpeg
16 de febrero de 2022

La sequía comenzó en noviembre de 2021 y ha continuado hasta febrero, mientras Argentina experimenta su segundo verano de La Niña. Durante los eventos de La Niña, las nubes y las lluvias se vuelven más esporádicas sobre el océano Pacífico central y oriental, lo que puede generar condiciones secas en Brasil, Argentina y otras partes de América del Sur. Corrientes, que normalmente promedia 162 milímetros (6,5 pulgadas) de lluvia durante febrero, al 18 de febrero había recibido menos de 20 milímetros (1 pulgada), según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Las condiciones secas se han visto exacerbadas por el calor extremo en el centro de América del Sur, ya que las temperaturas se han acercado o superado repetidamente los 40° Celsius (104° Fahrenheit). El 11 de enero, las estaciones terrestres en Buenos Aires registraron una temperatura de 41,1 °C (106 °F), en lo que ha sido el segundo día más caluroso registrado en la ciudad, según el SMN.

El 10 de febrero, el secretario de control y vigilancia ambiental de Argentina viajó a Corrientes para anunciar una respuesta coordinada con las autoridades provinciales y locales para proporcionar más equipos, incluyendo aviones hidrantes, helicópteros, bomberos y personal de apoyo para ayudar a combatir los incendios.

Imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA por Lauren Dauphin, utilizando datos de Landsat del Servicio Geológico de Estados Unidos. Reportaje por Sara E. Pratt.

Leer en inglés