Publicado: 
22 de septiembre de 2020

Los ganadores del Reto COVID-19 de Space Apps de la NASA comparten historias de innovación

space_apps_challenge_2020_1.jpeg

De un estudiante de cuarto grado en Canadá a un especialista en el sistema respiratorio en Australia, o de un estudiante universitario en Michigan a un bombero voluntario en Chile, los ganadores del Reto COVID-19 de Space Apps (Aplicaciones Espaciales) de este año representan una rica diversidad de culturas, habilidades y experiencias vitales. Se unieron al hackatón global en mayo desde sus computadoras personales y colaboraron con sus compañeros de equipo para abordar uno de los problemas mundiales más urgentes: la pandemia del COVID-19.

El Reto COVID-19 de Space Apps de la NASA aunó a programadores, empresarios, científicos, diseñadores, narradores, creadores, constructores, artistas e ingenieros durante un fin de semana de resolución virtual de problemas. Otras cuatro agencias espaciales, la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés), la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA por su acrónimo en inglés), la Agencia Espacial Canadiense (CSA por sus siglas en ingles), y el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES por sus siglas en francés), junto a más de 400 jueces compuestos por voluntarios, expertos y líderes locales, unieron fuerzas para hacer del evento un éxito.

Durante el período de confinamiento global, el Reto COVID-19 unió a personas de muy distintos orígenes y perfiles para resolver problemas. En total,  hubieron más de 15.000 participantes de 150 países. Usaron datos de observación de la Tierra de la NASA y sus asociados de manera creativa, demostrando cómo la información satelital ayuda a comprender la pandemia del COVID-19 a escala local y global. También abordaron temas como las consecuencias económicas y psicológicas de la pandemia y su impacto en la sociedad.

Los jueces de Space Apps seleccionaron seis equipos ganadores en la competencia general, y tres equipos para el Premio Euro Data Cube, patrocinado por la ESA. Este premio permite a los ganadores ampliar el alcance geográfico de sus proyectos utilizando datos adicionales y otros recursos de la plataforma Euro Data Cube.

Conozcamos a los equipos ganadores y aprendamos de sus recorridos singulares. Si te sientes inspirado y quieres ser parte de un hackatón como este, regístrate para el próximo reto de Space Apps, que tendrá lugar del 2 al 4 de octubre de 2020.

foto_sosqua2.png
El equipo SOSQUA: Yoseline Ángel, Stephanie Ángel, Paola López, Karina Ángel, Trujillo, Omar López y Martín Hernández.Crédito de imagen: SOSQUA

Nombre del Equipo/País: SOSQUA: Cosechando más que alimentos / Colombia
Galardones: Premio Euro Data Cube; Mención Honorífica
Reto: Food for thought*

Un problema acuciante en medio de la pandemia del coronavirus es el acceso a los alimentos. Durante la primavera, en algunas regiones de Colombia las personas desplegaron banderas rojas en sus casas para indicar su necesidad de asistencia alimentaria. A la par, las granjas pequeñas tuvieron problemas para vender sus cosechas debido a las restricciones y toques de queda. Un grupo de estudiantes de ingeniería y jóvenes profesionales colombianos concibieron una idea para satisfacer estas necesidades y decidieron abordar el problema de la interrupción en la cadena de suministro de alimentos que planteaba el reto “Food for thought” del hackatón COVID-19.

(*Nota del traductor: Comúnmente, “food for thought” se traduce como “tema de reflexión”, pero en este caso se trata de un juego de palabras con la palabra “comida”, ya que este reto requería buscar soluciones a las interrupciones de la cadena alimentaria causadas por la pandemia.)  

“SOSQUA: Cosechando más que alimentos” es una propuesta para una aplicación que vincule a las granjas familiares con los mercados locales. Identificaría diferentes cultivos mediante imágenes satelitales y supervisaría los ciclos de cosecha utilizando datos del crecimiento de la vegetación. Los mercados locales utilizarían la aplicación para comprobar la disponibilidad de productos específicos y contactar a los agricultores locales con más probabilidades de disponer de esos cultivos. Los creadores de la aplicación consideran que esto brindará mayor acceso a los alimentos a más personas, incluso en períodos en que los viajes a larga distancia estén restringidos. "Sosqua" significa "comer" en el idioma indígena colombiano Muisca.

Los miembros del equipo SOSQUA son como una familia, literalmente. Yoseline, Stephanie y Karina Ángel son hermanas. Paola López Trujillo es su prima. Los otros dos miembros, Omar López y Martín Hernández, son amigos. Sus intereses profesionales abarcan las áreas de ciencia ambiental, ingeniería agrícola, ingeniería electrónica y diseño. El grupo continúa reuniéndose al menos tres veces por semana para conversar en línea, o incluso con más frecuencia.

Al principio, el equipo pensó que el reto sería imposible. “Cada uno de nosotros salió un poco de su zona de confort”, explicó Hernández. "Fue una travesía para todos". Aprendieron cómo se planifica un proyecto de esa complejidad y otras nuevas herramientas para hacer realidad su idea. Lograron desarrollar un prototipo que ganó uno de los premios Euro Data Cube, ofrecido por la ESA, y esperan continuar con su desarrollo.

El equipo SOSQUA anima a cualquier persona a unirse a este tipo de eventos, y a no evitarlos debido a sus requerimientos particulares. Space Apps hizo hincapié en que los proyectos inspirados por la NASA involucran otras áreas como las humanidades y las ciencias sociales, además de la ciencia y la ingeniería. "Todo el mundo puede participar en estos eventos y lograr cosas buenas, realmente grandes, si se esfuerzan lo suficiente", aseguró López Trujillo. "No es imposible. Está al alcance de todos".

orestis-and-scott.png
Orestis Herodotou, a la izquierda, y Scott Coffin, crearon un proyecto para ayudar a las personas en tiempos de aislamiento. Herodoto también vivió en una cúpula en su patio trasero durante un mes para simular una misión humana a Marte. Crédito de imagen: Orestis Herodotou

Nombre del Equipo/País: Refugio en el Espacio / Estados Unidos
Galardón: Mejor Concepto de Misión
Reto: Solución al aislamiento

Orestis Herodotou se encontraba en medio de una misión espacial cuando se unió al Reto COVID-19 con su amigo Scott Coffin. Herodotou había decidido pasar un mes en una cúpula geodésica que había construido en su patio trasero en Oakland, California, usando velas de navegación recicladas para simular que vivía en un hábitat confinado en Marte. Llevó consigo todo lo que necesitaría para vivir en total aislamiento, incluso la comida. El único "reabastecimiento" que tuvo fue un pastel que su hermana le envió por su cumpleaños.

Para Space Apps, Herodotou y Coffin abordaron el Reto del Aislamiento, que pedía a los participantes proponer una solución para combatir el aislamiento social. Imaginaron una aplicación para teléfonos inteligentes llamada “Refugio en el espacio” que permitiese a los usuarios llevar a cabo su propia misión espacial en casa. La aplicación serviría como un entorno tipo juego para que los usuarios interaccionasen con sus amigos en la distancia, mientras incorporaban otras aplicaciones sociales y de bienestar, así como los recursos de la NASA. Entrevistaron a astronautas, que les dieron consejos sobre cómo vivir en aislamiento para integrar en la aplicación, tales como: mantener un horario constante, tener metas diarias y designar áreas particulares de su hábitat para diferentes tareas. El equipo ganó el galardón al Mejor Concepto de Misión, por la propuesta de concepto y diseño más plausible.

Herodotou y Coffin se conocieron originalmente en un datatón organizado por la Junta de Control de Recursos Hídricos de California, donde Coffin trabaja. Herodotou es ingeniero de software para una empresa que construye CubeSats. Sus trabajos los mantienen ocupados, pero si existe una demanda por su propuesta de aplicación, les encantaría desarrollarla más.

“Cuando piensas en ello, todos estamos llevando a cabo nuestra propia misión en la vida y la Tierra es una especie de nave espacial, entonces te preguntas, ¿cómo podemos cuidar la nave espacial y a la tripulación que ya tenemos en un sentido más amplio?'”, explicó Herodotou. “La exploración espacial siempre me ha inspirado esa inquietud. Queríamos compartir nuestra visión con otros y ayudarlos a descubrir esa perspectiva".

panal.png
Al equipo Panal se le ocurrió una idea para una aplicación que permitiría a los usuarios aproximarse al riesgo de entrar en contacto con un paciente con COVID-19. De izquierda a derecha: Patricio Alarcón, Carolina Retamal, Nino Bozzi y Marcos Maldonado. Crédito de imagen: Equipo Panal

Nombre del Equipo/País: PANAL / Chile
Galardón: Impacto galáctico
Reto: Factores humanos

¿Cuál es tu riesgo de exposición al coronavirus basado en tu ubicación? Si bien es imposible saberlo con exactitud, un grupo de cuatro amigos en Chile querían desarrollar una aplicación para ayudar a las personas a responder esta complicada pregunta basándose en la información disponible.

El nombre del equipo, así como su propuesta, es una aplicación llamada “Panal” que la gente podría utilizar para estimar su riesgo de entrar en contacto con un paciente de COVID-19 dada su ubicación y las estadísticas para ese lugar. La aplicación incorpora datos de seis fuentes diferentes, incluida información de sanidad de gobiernos locales y datos satelitales de temperatura y humedad. En la interfaz de la aplicación, los usuarios ven su ubicación en el mapa en una zona que es demarcada en hexágonos, como si fuese un panal de abejas.

El miembro del equipo Nino Antonio Bozzi Álvarez es programador informático y experto en Space Apps, ya que viene participando en el programa desde 2013. Conoció a Patricio Alarcón, quien trabaja en finanzas, porque ambos son bomberos voluntarios en la ciudad costera de Viña del Mar. Colaboran en hackatones de Space Apps con Carolina Retamal, programadora informática para la industria minera, y Marcos Maldonado Vargas, que trabaja en desarrollo de proyectos, desde 2016. "Todos aportamos ideas y las desarrollamos a partir de las ideas de los demás", aseguró Retamal.

El grupo señala el trabajo en equipo como una lección importante que obtienen de sus experiencias en hackatones. También aprecian la oportunidad de trabajar en soluciones de amplio alcance. Panal ganó el galardón Impacto Galáctico en el Reto de Space Apps. "Aquí en Chile, estamos acostumbrados a trabajar en proyectos de muy poco alcance, o a lo sumo de proyección nacional. Pero con las aplicaciones espaciales no solo desarrollamos proyectos de alcance mundial, también de alcance galáctico", dice Bozzi Álvarez.

Nombre del Equipo/País: Michiganders Researching Coronavirus / Estados Unidos
Galardón: Premio Euro Data Cube al mejor uso de la ciencia 
Reto: Factores humanos


Cinco estudiantes de la Universidad de Michigan decidieron afrontar el mismo reto que el equipo PANAL: predecir centros neurálgicos de la epidemia de COVID, pero de una forma diferente. Utilizando datos de la NASA y la JAXA, recopilaron información sobre temperatura, humedad y exposición a la luz nocturna, así como tasas de incidencia y mortalidad por el COVID en diferentes lugares. Introdujeron todos esos datos en un modelo de aprendizaje automatizado que diseñaron y buscaron patrones. En un artículo que leyeron se sugería que la cantidad de luz nocturna se correlaciona con mayor urbanización. Observaron que las áreas con luz nocturna más intensa, que son probablemente más urbanas, tienen mayor riesgo de COVID-19. Su propuesta, llamada “Proyecto Prometheus”, ganó en la categoría "Mejor uso de la ciencia", así como el premio Euro Data Cube patrocinado por la ESA.

Sabiendo que solo tenían el fin de semana, el equipo dividió el trabajo: Alex Hsia, Sky Chen y Eric Lian se centraron en el procesamiento de datos y el aprendizaje automatizado, mientras que Solomon Chang y Gabe Garfinkel se enfocaron en el desarrollo web de la interfaz de usuario. Lian fue pasante en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA durante este verano, donde trabajó en futuras misiones de constelaciones de pequeños satélites.

El equipo decidió llamarse Michiganders Researching Coronavirus. Para la mayoría de los miembros, el hackatón COVID 19 fue su primera vez. Han estado ocupados mudándose de vuelta a Ann Arbor, pero les encantaría continuar desarrollando su proyecto y participar en más hackatones. Para Hsia, el hackatón le brindó una valiosa experiencia en HTML, CSS y Python, y le hizo valorar tener un equipo con múltiples perspectivas.

“Incluso si no tienes experiencia en ciencias informáticas, definitivamente debes participar en el hackatón de la NASA por su diversidad de pensamiento. Creo que es algo grandioso, en especial si tienes personas que no pertenecen al área de informática, que pueden aportar ideas interesantes al equipo y que quizás no habrías considerado antes”, aseveró Hsia.

Nombre del Equipo/País: Elavo / Australia
Galardón: Mejor uso de la tecnología
Reto: Purificar el suministro de aire


En Sídney, Australia, un grupo de cinco profesionales asumió el reto de proteger a las personas en espacios reducidos, tales como ascensores y vagones de metro, los cuales son especialmente peligrosos en la propagación del COVID-19. Su concepto, llamado “Elavo”, hace uso de una tecnología desarrollada por la NASA en la década de 1990, en asociación con la Universidad de Wisconsin. La tecnología original consistía en un dispositivo que emplea luz ultravioleta para convertir el etileno en agua y dióxido de carbono y que fue enviado varias veces a la Estación Espacial Internacional. La tecnología fue patentada por la Universidad de Wisconsin y, a través de la empresa KesAir Technologies LLC, se convirtió en un purificador de aire comercializado con el nombre de Airocide.

El concepto de Elavo, de manera similar, emplea un tipo de luz ultravioleta llamada UVC para limpiar el aire que puede contener el coronavirus u otros patógenos bacterianos y virales. El sistema de ventilación destruiría los patógenos del aire, en el ciclo de entrada y salida del aire a través de conductos para la limpieza. Elavo incluye cámaras térmicas para ver si alguien en el vagón del tren o del ascensor tiene fiebre, y sensores acústicos para detectar si alguien tose. El equipo imagina que se llevaría a cabo una limpieza a fondo con luz ultravioleta cuando no hubiera pasajeros en el interior, y con mayor ventilación y desinfección en tiempo real durante el viaje si se identificara algún riesgo. "Aprovechamos e integramos la tecnología disponible en el mercado, y lo hemos puesto en el contexto del problema con una solución que es más grande que la suma de sus partes", afirmó ShanShan Wang, miembro del equipo Elavo.

Los miembros del equipo Elavo están afiliados a ANSTO, la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología Nuclear, pero cada uno aporta diferentes experiencias y habilidades al proyecto. Mitra Safavi-Naeini es ingeniera eléctrica, con un doctorado en física de radiación médica y es investigadora principal en el campo de la radioterapia e imágenes moleculares en ANSTO. Jay Flack es un fisiólogo pulmonar que trabaja con pacientes de COVID y otras afecciones respiratorias y es también fundador y director general de una empresa emergente de tecnología médica. ShanShan Wang es un diseñador industrial y también es director general de una empresa emergente de tecnología médica. Amy Macintosh es una científica ambiental que actualmente trabaja en su doctorado en el Instituto de Posgrado ANSTO, y Nathan Burke es ingeniero de proyectos de ANSTO Engineering.

Trabajar en Elavo fue intenso; Safavi-Naeini compara la experiencia del hackatón con "correr una maratón al mismo tiempo que intentas hornear un pastel." Sin embargo, ella y sus compañeros del equipo Elavo están acostumbrados a situaciones de mucha presión y disfrutan el innovar, en especial cuando hay problemas claramente definidos. Con la posibilidad de participar en hackatones virtualmente, "obtengo ese subidón de adrenalina sin salir de mi casa", dice Safavi-Naeini.

Nombre del Equipo/País: GIDEON / Filipinas
Galardón: Premio EuroDataCube al mejor uso de los datos
Reto: Evaluación integrada


En 2019, Dominic Ligot y tres colegas de una empresa emergente en Manila, Filipinas, se unieron al Reto de Space Apps 2019. Desarrollaron una propuesta de tecnología basada en datos para monitorear el virus del dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que infecta a centenares de miles de personas cada año. Su aplicación, Proyecto Aedes, ganó el premio al mejor uso de datos.

Para el Reto COVID-19 de Space Apps 2020, Ligot sirvió como voluntario local, pero su colega, Nick Tobia, junto a Helen Mary Barrameda, Kristel Joyce Zapata, Theresa Rosario Tan, y Miguel Oscar Castelo, formaron un equipo. Llamaron a su equipo y a su aplicación “GIDEON”, acrónimo en inglés de Detección de Impacto Global de Luz Emitida, Aparición de COVID-19 y Dióxido de Nitrógeno. Los conjuntos de datos incluyen detección satelital de luces nocturnas y dióxido de nitrógeno, noticias, datos de infección por coronavirus y de movilidad. Los destinatarios de la aplicación son los funcionarios responsables de formular políticas públicas y económicas.

El equipo GIDEON estima que se podría usar la aplicación para medir el riesgo y la sostenibilidad de la recuperación económica posterior al confinamiento global y estudiar cómo las estrategias de gestión ambiental y pandémica de los países se equilibran con la recuperación.

GIDEON, que analizó las estadísticas de cinco países diferentes, ganó el galardón al Mejor Uso de Datos, así como un premio Euro Data Cube. Dado que la empresa emergente en la que trabajan los miembros del equipo se centra en el análisis de datos y temas sociales, Tobia afirma que es difícil distinguir su trabajo regular del proyecto del hackatón. Los proyectos AEDES y GIDEON comparten el marco conceptual de buscar conexiones atípicas entre las bases de datos existentes y usar esa información para el cambio social.

"Ya sea que tengas o no datos satelitales o de alguna otra fuente, en realidad se trata del enfoque, de buscar extrañas conexiones", dijo Tobia. "Es lo que realmente se destaca en el uso de información satelital. Te sorprenderá lo útil que es, si puedes imaginar el uso que le darás".

arushi-arnath.jpg
Arushi, en el centro, y Artash Nath, a la derecha, con la organizadora de Space Apps Toronto, Roxy Fournier, en 2018. El equipo de hermano y hermana ganó un premio por un musical en ese hackathon y pasó a crear un proyecto galardonado para el Desafío COVID-19 de Space Apps. Crédito de imagen: Rati Mehrota

Nombre del equipo/País: The Masked Scales / Canadá
Galardón: El más inspirador
Reto: El arte del todo


El premio más inspirador en el Reto COVID-19 fue para Arushi y Artash Nath. Este equipo de hermanos de Toronto (Canadá) ha estado participando en hackatones de Space Apps desde 2014. "Disfrutamos mucho la experiencia, conociendo mentores y aprendiendo nuevos conocimientos, así que decidimos participar cada año", explica Arushi, quien tiene 11 años.

Cuando su ciudad inició el confinamiento en la primavera de 2020, estos niños innovadores se dieron cuenta de que podían oír más aves, y que dejaron de escuchar sonidos de construcción y coches. "Tuvimos curiosidad de entender qué otros cambios se produjeron en nuestro entorno", comenta Artash, quien tiene 14 años.

Decidieron construir una "caja de sensores" para captar los sonidos del exterior, así como la contaminación local, e instalar una cámara externa que sirviera para entrenar a un algoritmo a contabilizar el número de coches por minuto. Notaron que el tráfico se redujo casi a la mitad en un período de tres semanas. La contaminación ambiental disminuyó en un 40% y la contaminación sonora en un 30%.

Para su proyecto del Reto COVID-19 de aplicaciones espaciales llamado "Confinamiento Musical: Impactos sonoros del COVID19 utilizando datos de instrumentos caseros y de la NASA", combinaron sus observaciones con datos de la NASA y otras fuentes para componer una pieza musical. Asignaron diferentes conjuntos de datos a diferentes instrumentos. Por ejemplo, el ruido de la calle se convirtió en piano y la marimba marcó el paso de los días y las noches.

Arushi quiere ser astronauta o algo parecido en el futuro, y Artash quiere centrarse en la exploración espacial y la inteligencia artificial. Ambos planean continuar participando en hackatones y están trabajando en un proyecto con drones.

¿Quieres resolver problemas del mundo real aportando tus ideas? Regístrate para el próximo Reto de Space Apps, que se llevará a cabo del 2 a 4 de octubre de 2020. El tema será "Actúa".

Escrito por Elizabeth Landau, Sede de la NASA

Versión en inglés