Publicado: 
24 de febrero de 2017

Eclipse solar en el hemisferio sur

Algo extraño está a punto de suceder con los rayos solares en el hemisferio sur.

El domingo 26 de febrero, la Luna pasará frente al Sol transformando los rayos de luz solar en abultadas media lunas y delgados anillos de luz. Esto sucederá en algunas partes de América del Sur, el sur de África y la Antártida.

Se trata de un eclipse solar en el que la Luna cubrirá el 99 % del Sol. Millones de personas podrán presenciar el evento ya que la zona del eclipse abarca más de dos docenas de países en tres continentes.

Existen tres clases de eclipses solares:

  1.  Eclipse total: La Luna cubre por completo el disco cegador del Sol. Aparece la fantasmal atmósfera externa del Sol, llamada corona, y cautiva a los espectadores en la trayectoria hacia la totalidad.
  2. Eclipse parcial: La Luna cruza frente al Sol pero no lo hace por su centro, permitiendo así ver una porción con forma de media luna.
  3. Eclipse anular. La Luna cruza justo por enfrente del Sol, pero el disco lunar no bloquea al Sol por completo. El borde del Sol sobresale en todos los lados de la Luna, creando así un brillante “anillo de fuego”.

Asimismo, en algunas ocasiones, un eclipse es una mezcla entre la primera y la tercera clase de eclipses: un eclipse total/annular. Esto ocurre cuando la curva de la Tierra hace que la trayectoria del eclipse se desplace entre las sombras total y anular del eclipse. ¡Un eclipse total puede cambiar a anular, o al revés, a lo largo de algunas secciones de la trayectoria del eclipse!

Este eclipse será un eclipse anular, con una estrecha trayectoria de anularidad serpenteando a través de cinco países: Chile y Argentina, en América del Sur, y Angola, la República Democrática del Congo y Zambia, en África. Los habitantes de dichos países podrán ver el “anillo de fuego” durante casi un minuto y medio.

Fuera de esa trayectoria, el eclipse será parcial. Esto significa que el Sol pasará a ser una media luna (delgada, cerca de la trayectoria de anularidad y, más rellena, lejos de ella). Los observadores que se encuentren en la zona donde tendrá lugar el eclipse deberían mirar el suelo, debajo de los árboles con hojas, el cual se verá moteado. La vista de mil rayos de sol con forma de media luna moviéndose hacia adelante y hacia atrás sobre el césped o la acera será inolvidable.

Advertencia: El anillo de luz solar del eclipse es cegadoramente brillante. Aunque la mayor parte del disco del Sol estará cubierta, NO intente observar el eclipse de manera directa, sin proteger la vista. Los observadores deberán utilizar un filtro solar o algún tipo de técnica de protección. Un filtro que se encuentra ampliamente disponible es el vidrio para la máscara de soldadura número 14, o uno más oscuro.

Los astrónomos están entusiasmados con este eclipse principalmente porque nos lleva más cerca de otro que han estado anticipando durante años: el Eclipse Total de Sol del 21 de agosto de 2017. En esa fecha, la Luna cubrirá por completo al Sol en un eclipse total que será visible en los Estados Unidos de costa a costa, distancia que resultaría fácil de conducir para un centenar de millones de personas. Si las condiciones meteorológicas lo permiten, sería el eclipse mejor observado en la historia de la astronomía.

¡Que comience la cuenta regresiva!

Para obtener más noticias sobre eclipses y otros fenómenos celestiales, manténgase conectado con ciencia.nasa.gov