Publicado: 
15 de diciembre de 2018

Disfrute de las Gemínidas desde arriba y desde abajo

La noche del 13 de diciembre, mejor dicho, en la madrugada del 14 de diciembre de 2018, observe el cielo nocturno y verá un deslumbrante despliegue de bolas de fuego. Gracias a la Estación Espacial Internacional, este espectáculo celestial, la lluvia de meteoros de las Gemínidas, se verá desde arriba y desde abajo.

Los observadores del cielo, en la Tierra, quedarán tendidos de espalda explorando los cielos en busca de rayos fugaces de luz, o “meteoros” de pequeñas partículas, o “meteoroides” que se queman cuando se sumergen en la atmósfera. Mientras que la mayoría de esos espectadores no estarán pensando en el material del que están hechas las estrellas fugaces, los astrónomos y los científicos planetarios sí lo harán. La cámara Meteor (Meteoro), en la estación espacial, proporcionará pistas.

Meteor graba videos en HD desde el interior de la Ventana para la Investigación y Observación (Window Observational Research Facility, o WORF, por su acrónimo en idioma inglés). Lo hace mirando a través de la ventana de más alta calidad óptica que alguna vez se ha instalado en un vehículo espacial tripulado por seres humanos.

Esta cámara ayuda a los científicos a identificar y monitorizar la actividad de los meteoros, desde bólidos (meteoros extremadamente brillantes que generalmente explotan en la atmósfera) hasta otros mucho más tenues, que no se ven a simple vista. La cámara está equipada con una rejilla de difracción, un componente óptico que permite que la luz que ingresa se divida en longitudes de onda de luz visible seleccionadas que son distintivas de varios elementos (hierro, sodio, calcio y magnesio). Al medir el espectro o la “huella química” del meteoro, se revela la presencia de estos elementos.

El principal investigador de meteoros, Tomoko Arai, del Instituto de Tecnología Chiba, en Japón, dice: “Nuestras observaciones se centran en las lluvias anuales de meteoros, como las Gemínidas y las Perseidas, porque sus meteoroides se originaron a partir de cometas o asteroides conocidos, denominados ‘cuerpos madre’ de las lluvias de meteoros. La información espectral nos dirá la composición química de los meteoroides y de sus cuerpos madre. Esto nos puede ayudar a entender su origen y evolución”.

El instrumento también ayuda a mejorar los cálculos de la cantidad de material que realmente ingresa a la atmósfera de la Tierra. Los hallazgos podrían ayudar a quienes planifican las misiones para proteger las naves espaciales y la Tierra de posibles colisiones con meteoroides.

Entonces, ¿qué cuerpo madre produce los escombros que dan como resultado las deslumbrantes Gemínidas?

Muchos investigadores tienen la hipótesis de que están relacionados con un asteroide rocoso conocido como 3200 Faetón, que pasa más cerca del Sol que cualquier otro asteroide identificado. Faetón puede ser un “cometa rocoso”, un cometa inactivo que ha acumulado un grueso manto de granos de polvo interplanetario el cual puede descamarse a medida que el cometa se acerca al Sol. Faetón puede ser un asteroide que alguna vez fue rico en hielo y materia orgánica, como los cometas, originalmente ubicados en el cinturón principal de asteroides, que se ha activado a medida que su órbita se ha acercado al Sol.

Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA, ofrece otra posible explicación sobre el origen de las Gemínidas.

“Hay otro objeto, el asteroide Apolo 2005 UD, que parece estar relacionado dinámicamente con Faetón y posee similitudes físicas. Algunos investigadores creen que 2005 UD, 3200 Faetón y las enormes cantidades de escombros que originan las Gemínidas son todos productos de un objeto más grande que colapsó”.

Los investigadores continúan debatiendo sobre el drama cósmico que hay detrás de las Gemínidas. Mientras tanto, Cooke aconseja:

“El mejor momento para observar es el viernes a la mañana, alrededor de las 2 a.m., hora local, después de que entre la Luna. En los suburbios, se podrían ver alrededor de 40-50 meteoros por hora. En condiciones ideales, se podrían observar aproximadamente ¡100 meteoros por hora! Para ver lluvias de meteoros, cuanto más oscuro esté, mejor”.

Para conocer el espectro completo de la ciencia que se está desarrollando en la estación espacial, visite: www.nasa.gov/iss-science.

Para enterarse de más deslumbrantes vistas de nuestro cielo, y más allá, visite: ciencia.nasa.gov.