Publicado: 
25 de septiembre de 2019

Cinco razones por las que no querrías vivir cerca de un agujero negro

Los agujeros negros son fenómenos cósmicos desconcertantes y aterradores. Desafortunadamente, la gente tiene muchas creencias que son más ciencia ficción que ciencia real. Los agujeros negros no son aspiradoras cósmicas, succionando cualquier cosa cercana. Pero hay varias maneras en las que Hollywood ha subestimado masivamente lo absolutamente horribles que los agujeros negros son en realidad.

Los agujeros negros son objetos súper densos con una fuerza gravitacional tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar de ellos. Los científicos disponen de evidencia abrumadora de la existencia de dos tipos de agujeros negros (estelares y supermasivos) y ven indicios de un tamaño intermedio que es más elusivo. La masa determina el tipo de agujero negro, uno de categoría estelar es de cinco a 30 veces la masa del Sol, mientras que uno de categoría supermasiva es de 100.000 a miles de millones de veces la masa del Sol. La masa de los agujeros negros también permite determinar dónde es más probable que los encontremos y cómo se formaron.

minimo y gigante 2.jpg

Por ahora, centrémonos en los agujeros negros supermasivos, ¿de acuerdo? Los agujeros negros supermasivos existen en los centros de la mayoría de las galaxias grandes. Algunos ejemplos son Sagitario A* (se pronuncia Sagitario A estrella o Sagitario A asterisco) en el centro de nuestra Vía Láctea y el agujero negro en el centro de la galaxia Messier 87, que se hizo famoso a principios de este año cuando el Telescopio Evento de Horizonte (EHT por sus siglas en inglés) reveló una imagen de él. Como su nombre indica, estos agujeros negros son supermasivos. ¿Por qué son tan enormes? Los científicos sospechan que tiene algo que ver con su ubicación en los centros de las galaxias. Con tantas estrellas y mucho gas presente, pueden crecer rápidamente (hablando en escala astronómica).

Puede que hayas visto en las películas una representación de planetas orbitando alrededor de agujeros negros supermasivos. ¿Pero cómo serían las condiciones de esos mundos en realidad? ¿A qué clase de problemas te podrías enfrentar?

Waving Black Hole.gif

1. 100 por ciento de probabilidad de vientos cósmicos

La “meteorología espacial” estudia las condiciones cambiantes del espacio ocasionadas por la actividad estelar. Por ejemplo, las erupciones solares producen radiación intensa y nubes de partículas cargadas que barren nuestro sistema planetario y pueden afectar la tecnología de la que dependemos, dañando los satélites e incluso ocasionando apagones eléctricos. Afortunadamente, la atmósfera de la Tierra y su campo magnético nos protegen de la mayoría de las tormentas producidas por el Sol.

Space Weather.gif

El clima espacial cerca de un agujero negro que esté consumiendo materia podría ser muy interesante. Podría ser millones, quizá miles de millones de veces más potente que el del Sol, dependiendo de lo cerca que se encuentre el planeta. Aunque los agujeros negros no emiten luz por sí mismos, su entorno puede ser muy brillante y caliente. Los discos de acreción (remolinos de nubes formados por la materia que cae dentro de los agujeros negros) emiten enormes cantidades de radiación y partículas, y forman increíbles campos magnéticos. En esta zona, también tendrías que preocuparte por los escombros que viajan a casi la velocidad de la luz, impactando en tu planeta. ¡Sería difícil evitar ser golpeado por algo que se te acerca tan rápido!

2. ¿Hola? ¿Todavía puedes oírnos?

Lanzamos la Sonda Solar Parker para aprender más sobre nuestro Sol. Si vivieras en un planeta cercano a un agujero negro supermasivo, probablemente querrías estudiarlo también. ¡Pero sería mucho más desafiante! Tendrías que lanzar satélites que pudieran resistir el clima espacial extremo. Y luego habría importantes problemas de comunicación, como un retraso significativo en los mensajes enviados entre la nave espacial y tu planeta.

ISS.jpg

En la Tierra experimentamos lapsos de tiempo cuando nos comunicamos con las misiones en Marte. Se tarda hasta 22 minutos para recibir sus respuestas. Alrededor de un agujero negro, este efecto sería aún más extremo. Los objetos más cercanos al agujero negro experimentan el tiempo de forma diferente, haciendo que las cosas parezcan más lentas de lo que realmente son. Eso significa que el retraso en las comunicaciones con un satélite lanzado hacia un agujero negro se haría más y más largo a medida que se acercara más y más a él. ¡Para cuando oyeras la respuesta de tu satélite, ya podría haber desaparecido!

3. ¿Alguien puede apagar las luces?

Los agujeros negros supermasivos en los centros de las galaxias suelen tener muchas estrellas cercanas. De hecho, si vivieras en un planeta cerca del centro de la Vía Láctea, habría tantas estrellas que podrías leer por la noche sin usar electricidad.

Starlight.gif

Eso suena genial, ¿verdad? Quizás… a menos que tu planeta esté orbitando el agujero negro supermasivo. Estando tan cerca, la luz de todas esas estrellas se concentraría y amplificaría debido a la gravedad extrema alrededor del agujero negro, haciendo la luz más fuerte e incluso causando espantosos rayos de gran radiación. Deberás tener preparado un cubo lleno de crema protectora solar para aplicártela a menudo… o simplemente no salir nunca de casa.

4. ¿Alguien dejó el horno encendido?

Y no sólo sería realmente brillante, también sería muy caliente, ¡gracias a la calefacción radioactiva! Las estrellas que giran alrededor del agujero negro no sólo emiten luz, también unas partículas fantasmales llamadas neutrinos, que son partículas rápidas, diminutas, que casi no pesan nada y rara vez interactúan con algo. Mientras que los neutrinos que emite nuestro Sol no son suficientes para dañarnos, el volumen proveniente del cúmulo de estrellas cercanas a un agujero negro sería suficiente para calentar radioactivamente aquello contra lo que choquen.

Starlight Concentration - Hourglass Galaxy.gif

5. ¿Eres lo que comes?

Si tu planeta se acercara demasiado a un agujero negro, probablemente te enfrentarías a un destino espantoso. Las fuerzas gravitatorias de un agujero negro estiran la materia, convirtiéndola esencialmente en un fideo. A este fenómeno se le conoce como espaguetización. ¡Cuidado con la máquina de hacer pasta cósmica!) 

Imagínate cayendo de pies hacia un agujero negro. La espaguetización ocurre porque la gravedad en tus pies es mucho más fuerte que la de tu cabeza, ¡así que empiezas a estirarte!

seguro.gif

Tal vez desearías flotar alrededor de un agujero negro en una nave espacial y disfrutar de la vista, o viajar a través de uno como se representa en la ciencia ficción. Tristemente, incluso si tuviéramos los medios para acercarnos a un agujero negro, claramente no sería tan simple y mucho menos agradable.

Versión en inglés.