Publicado: 
26 de junio de 2012

El equipo del vehículo explorador de Marte intenta aterrizar más cerca de su objetivo científico

15 de junio de 2012:  La NASA ha estrechado la posible zona de aterrizaje del explorador de Marte más avanzado hasta la fecha, Curiosity (Curiosidad, en idioma español), el cual llegará al Planeta Rojo en agosto. El vehículo, que tiene el tamaño de un automóvil, aterrizará más cerca de su objetivo final para llevar a cabo operaciones científicas, pero también se ubicará más cerca del pie de una cuesta montañosa que representa un peligro para el aterrizaje.

"Estamos recortando casi a la mitad la distancia que tendremos que recorrer después del aterrizaje", dijo Pete Theisinger, quien es el administrador del proyecto para el Laboratorio Científico de Marte (Mars Science Laboratory, en idioma inglés), en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA. "Esto podría permitirnos llegar a la montaña meses antes de lo previsto".

Landing Site (splash)
Esta imagen muestra los cambios en las zonas tomadas como objetivo de aterrizaje de Curiosity, el vehículo explorador del proyecto del Laboratorio Científico de Marte, de la NASA. Crédito de la imagen: NASA/JPL–Caltech/ESA/DLR/FU Berlin/MSSS

Fue posible ajustar los planes de aterrizaje gracias a la confianza que se tiene en la precisión de la tecnología de aterrizaje ubicada a bordo de la nave espacial denominada Laboratorio Científico de Marte, la cual transporta al explorador Curiosity. La nave espacial puede apuntar a un sitio más cercano del Monte Sharp, ubicado en el centro del cráter Gale, sin impactarse contra el mismo. Las capas de roca de esa montaña constituyen el lugar más importante para llevar a cabo investigaciones con el explorador.

Se ha programado a Curiosity para que aterrice aproximadamente a las 10:31 de la noche, hora del Pacífico, del 5 de agosto (1:31 de la madrugada, hora del Este, del 6 de agosto). Después de las revisiones de rutina, Curiosity comenzará un estudio de dos años sobre la posibilidad de que la vecindad de la zona de aterrizaje haya podido, en algún momento del pasado, ofrecer un ambiente favorable para la vida microbiana.

Theisinger y otros líderes de la misión describieron el ajuste del objetivo a los periodistas que estuvieron presentes en una conferencia, llevada a cabo el lunes 11 de junio, en la cual se discutieron los preparativos para el aterrizaje y las operaciones de Curiosity en Marte.

El objetivo de aterrizaje era anteriormente una elipse de unos 20 kilómetros (12 millas) de ancho y 25 kilómetros (16 millas) de largo. El continuo análisis de las capacidades del nuevo sistema de aterrizaje ha permitido a los planificadores de la misión reducir el área a una zona de aproximadamente 7 kilómetros (4 millas) de ancho por 20 kilómetros (12 millas) de largo, suponiendo que las predicciones sobre el viento y otras condiciones atmosféricas sean correctas.

Landing Site (curiosity, 200px)
Concepto artístico de Curiosity trabajando en la superficie de Marte. [Más información]

Incluso con una elipse de aterrizaje más pequeña, Curiosity podrá posarse a una distancia segura de las pendientes escarpadas que se encuentran en las cercanías del Monte Sharp.

"Llevamos años preparándonos para un aterrizaje exitoso de Curiosity, y todos los indicadores son buenos", dijo Dave Lavery, quien es el ejecutivo del programa del Laboratorio Científico de Marte, de la NASA. "Sin embargo, aterrizar en Marte siempre tiene sus riesgos, de manera que el éxito no está garantizado. Una vez que estemos en el suelo, procederemos con mucho cuidado. Contamos con mucho tiempo, ya que Curiosity no tiene una vida tan limitada como las misiones anteriores, que eran de aproximadamente 90 días, como la de los Vehículos Exploradores de Marte (Mars Exploration Rovers, en idioma inglés) y el explorador Phoenix, ambos de la NASA."

Curiosity se encontrará bien acompañado conforme se aproxime al aterrizaje. Dos orbitadores marcianos de la NASA, así como un orbitador de la Agencia Espacial Europea, se encontrarán en posición para recibir las transmisiones de radio durante el descenso del Laboratorio Científico de Marte a través de la atmósfera del Planeta Rojo.

Para obtener más información sobre la misión del Laboratorio Científico de Marte/Curiosity, visite: http://www.nasa.gov/msl.

Créditos y Contactos
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juan C. Toledo
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información

La misión está administrada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en idioma inglés) para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, ubicado en Washington. Curiosity fue diseñado, desarrollado y ensamblado en el JPL. Caltech administra el JPL para la NASA.

Siga la misión en Facebook y en Twitter:
http://www.facebook.com/marscuriosity

http://www.twitter.com/marscuriosity

Desde que la nave espacial denominada Laboratorio Científico de Marte fue lanzada en noviembre de 2011, los ingenieros han continuado realizando pruebas y mejorando el software de aterrizaje. El Laboratorio Científico de Marte utilizará una versión mejorada del software de vuelo, la cual fue instalada en sus computadoras durante las dos últimas semanas. Se enviarán también al vehículo explorador actualizaciones adicionales para las operaciones en la superficie de Marte aproximadamente una semana después del aterrizaje.

Los preparativos también incluyen otras actualizaciones del software del vehículo explorador y un intento de comprender el efecto que tendrán los escombros que provienen del taladro que el vehículo explorador usará para recolectar muestras de rocas marcianas. Los experimentos llevados a cabo en el JPL indican que el Teflón del taladro podría mezclarse con las muestras polvorientas. Se continuará haciendo pruebas con copias del taladro incluso después del aterrizaje. El explorador transportará las muestras a los instrumentos que se encuentran a bordo, los cuales son capaces de identificar componentes minerales y químicos.

"El material que proviene del taladro podría hacer más difícil las cosas, aunque no imposibilitará el análisis del contenido de carbono de las rocas por parte de uno de los 10 instrumentos del explorador. Hay formas de evadir el problema", dijo John Grotzinger, quien es el científico del proyecto en el Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, California. "La existencia de compuestos orgánicos a base de carbono es un requisito para la vida. Sabemos que los meteoritos pueden depositar carbono orgánico de origen no–biológico en Marte, pero desconocemos si persiste cerca de la superficie. Estaremos investigando esto y otros indicios químicos y minerales relacionados con la habitabilidad".