Publicado: 
26 de febrero de 2015

El hidrógeno lunar es más abundante en las pendientes orientadas hacia el polo de la Luna

25 de febrero de 2015: Los viajes espaciales pueden ser difíciles y caros; costaría miles de dólares lanzar una botella de agua hacia la Luna. El reciente descubrimiento de moléculas con hidrógeno, que posiblemente incluyen al agua, en la Luna ha emocionado a los exploradores porque se podría extraer estos depósitos si son lo suficientemente abundantes, ahorrando así el considerable gasto de llevar agua desde la Tierra. El agua de la Luna se podría usar para beber o sus componentes (hidrógeno y oxígeno) se podrían emplear con el fin de fabricar productos importantes en la superficie, los cuales serán necesarios para los futuros visitantes de la Luna, como el combustible para cohetes y el aire apto para respirar.

splash
En esta imagen que aportó el LRO, se observa el cráter Hayn de la Luna, ubicado al noreste del Mare Humboldtianum (Mar de Humboldt, en idioma español), iluminado por el Sol en lo bajo, el cual proyecta largas sombras a través del suelo del cráter. Crédito de la imagen: NASA/GSFC/Universidad Estatal de Arizona (Arizona State University, en idioma inglés)

Las observaciones recientes que llevó a cabo la nave espacial denominada Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter o LRO, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, indican que estos depósitos pueden ser levemente más abundantes en las pendientes de los cráteres del hemisferio sur que están orientadas hacia el polo sur de la Luna. “Hay un promedio de aproximadamente 23 partes por millón en peso más de hidrógeno en las pendientes que están orientadas hacia el polo (Pole-Facing Slopes o PFS, por su sigla en idioma inglés) que en las que están orientadas hacia el ecuador (Equator-Facing Slopes o EFS, por su sigla en idioma inglés)”, afirmó Timothy McClanahan, del Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center o GSFC, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, ubicado en Greenbelt, Maryland.

Auroras Underfoot (signup)

Esta es la primera vez que se ha detectado una amplia diferencia geoquímica en la abundancia de hidrógeno entre las pendientes orientadas hacia el polo y las pendientes orientadas hacia el ecuador de la Luna. Es igual a una diferencia del uno por ciento en la señal de neutrones detectada por el instrumento denominado Detector de Neutrones en la Exploración Lunar (Lunar Exploration Neutron Detector o LEND, por su acrónimo en idioma inglés). McClanahan es el autor principal de un artículo sobre esta investigación publicada en la versión en línea de la revista Icarus el 19 de octubre.

El material que contiene hidrógeno es volátil (se evapora con facilidad) y puede encontrarse en forma de moléculas de agua (dos átomos de hidrógeno ligados a un átomo de oxígeno) o de moléculas de ión oxidrilo (un oxígeno ligado a un hidrógeno) que están poco unidas a la superficie lunar. La causa de la discrepancia entre las PFS y las EFS puede ser similar a la manera en la cual el Sol moviliza o redistribuye el agua congelada desde los lugares más templados hacia los más fríos sobre la superficie de la Tierra, según McClanahan.

“Aquí, en el hemisferio norte, si sales en un día soleado después de una nevada, verás que hay más nieve en las pendientes orientadas hacia el norte porque pierden agua a ritmos más lentos que las pendientes orientadas al sur, las cuales están más iluminadas por el Sol”, dijo McClanahan. “Pensamos que se produce un fenómeno similar con los materiales volátiles en la Luna: las pendientes orientadas hacia el polo no reciben tanta luz solar como las orientadas hacia el ecuador, así que este material que se evapora fácilmente permanece más tiempo y posiblemente se acumula en más cantidad en las pendientes orientadas hacia el polo”.

Créditos y Contactos
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips Traducción al Español: Angela Atadía de Borghetti