Publicado: 
23 de septiembre de 2022

Apagones en Puerto Rico

Puerto Rico, 29 de junio de 2022

29 de junio de 2022

Puerto Rico, 22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

Después de ser azotados por vientos feroces, lluvias torrenciales e inundaciones generalizadas a causa del huracán Fiona, los habitantes de Puerto Rico sufrieron importantes cortes de energía a mediados de septiembre de 2022. El calor extremo y los problemas de abastecimiento de agua se sumaron a las penurias de la población, mientras las agencias federales y locales trabajaban para brindar asistencia.

Los apagones se produjeron casi exactamente cinco años después de que el huracán María diezmara la isla, y seis años después de que un incendio en una central eléctrica dejara fuera de servicio gran parte de la red.

Las imágenes de arriba fueron adquiridas en la madrugada del 22 de septiembre y del 29 de junio de 2022, las cuales fueron precedidas por noches con pocas nubes y fases lunares similares. Las observaciones fueron realizadas por el Conjunto de Radiómetros de Imágenes en Infrarrojo Visible (VIIRS, por sus siglas en inglés) en el satélite Suomi de la Alianza Nacional de Satélites Polares de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y la NASA. VIIRS dispone de un sensor de baja luminosidad, la banda diurna/nocturna, que mide las emisiones y los reflexiones de la luz.

Según estimaciones no oficiales, aproximadamente 950.000 del millón y medio de clientes comerciales y residenciales de Puerto Rico se quedaron sin electricidad en la tarde del 22 de septiembre. Aunque los cortes se extendieron por toda la isla, los municipios de Ponce, Arecibo, Caguas y Mayagüez (en las regiones sur, central y occidental) registraron los mayores porcentajes de pérdidas de electricidad.

Agosto - 22 de septiembre de 2022

Agosto - 22 de septiembre de 2022

Estas imágenes que destacan la ciudad de Ponce fueron creadas por científicos del proyecto Black Marble del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, Science Systems and Applications, Inc., la Universidad de Maryland, College Park, y el grupo civil Leidos. Las imágenes muestran las emisiones de luz nocturnas antes y después del paso de Fiona por la ciudad. El equipo procesó y analizó los datos de VIIRS, comparando datos obtenidos antes la tormenta (agosto) con las condiciones posteriores al huracán. Luego, estos datos se superpusieron a un mapa base de datos de la cubierta vegetal recogidos por el satélite Landsat 9.

La banda diurna/nocturna de VIIRS permite distinguir la intensidad de las luces y observar cómo cambian. (A veces también se pueden descifrar las fuentes y los tipos de luz). Las imágenes nocturnas pueden ser utilizadas por los organismos de ayuda para identificar las zonas que más necesitan ayuda y apoyo.

La precisión es fundamental para los estudios con luces nocturnas. Las imágenes sin procesar pueden ser engañosas porque la luz de la Luna, las nubes, la contaminación, la vegetación estacional, e incluso la posición del satélite, pueden cambiar la forma en que se refleja la luz y distorsionar las observaciones. El procesamiento realizado por el equipo de Black Marble tiene en cuenta estos cambios y filtra la luz de fuentes que no son eléctricas.

Imagen del Observatorio de la Tierra de la NASA por Joshua Stevens, utilizando datos de Black Marble por cortesía de Ranjay Shrestha/Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, datos de la banda diurna/nocturna de VIIRS del satélite Suomi de la Alianza Nacional de Satélites Polares, y datos de Landsat del Servicio Geológico de Estados Unidos. Reportaje por Michael Carlowicz.

Read this story in English here.