Publicado: 
14 de octubre de 2020

Adriana Manrique: Creando productos gráficos para diseminar la ciencia


¿En qué trabajas y qué es lo más interesante de tu papel en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA? 

Mi papel aquí es crear productos multimedia para divulgación, educación y uso en la comunidad científica. Lo que produzco abarca desde productos muy técnicos, que están dirigidos principalmente a un público de científicos e ingenieros, hasta algo que es atractivo y comprensible para niños pequeños. Soy como una traductora que toma la ciencia y la ingeniería y las convierte en un producto fácil de digerir, accesible y reconocible para todos. Mi papel es llegar a aquellas personas que originalmente no estaban interesadas [en  ciencia y tecnología], a través de gráficos y videos.

Háblanos de tu formación en arte. 

Empecé trabajando con ilustración en el Savannah College of Art and Design, SCAD, en Savannah, Georgia. Obtuve mi licenciatura en ilustración, junto con una licenciatura en animación. Luego trabajé como freelancer por un tiempo, luego volví a SCAD y obtuve mi maestría en animación. Durante mi máster es cuando empecé a trabajar con la misión ICESat-2. 

La misión Satélite de Elevación de Hielo, Nubes y Tierra (ICESat-2 por sus siglas en inglés), fue puesta en órbita el 15 de septiembre de 2018. La misión constaba de medir los cambios en la elevación a través del tiempo en la criosfera, o las áreas heladas de la Tierra. También proponía medir las alturas de las capas de hielo, los glaciares y el hielo marino. El satélite lleva un láser de conteo de fotones, que envía 10.000 pulsos de luz por segundo, disparando miles de millones de fotones, pero sólo una docena de ellos regresan a la nave. Es la velocidad a la que regresan la que nos permite medir la elevación.

¿Qué te interesó de la animación? 

Un amigo me dijo que probara sólo una clase de animación en SCAD como electiva. Lo intenté y pensé que era una experiencia genial. En lugar de tener una imagen estática de la ilustración, podía moverla para contar una historia más completa.

¿Cómo terminaste aquí en Goddard? 

Hay un programa en SCAD que se llama SCADpro, anteriormente Centro de Aprendizaje Colaborativo. El programa consta de empresas que vienen y piden ayuda a los estudiantes con proyectos especiales. Así es como me introdujeron a ICESat-2. Vinieron y querían que hiciéramos algo que ninguna misión había hecho antes. Así que un equipo de otros doce estudiantes y yo creamos múltiples propuestas para todo: rediseño de sitios web, aplicaciones, impresión de carteles, folletos, animación, cómics, personajes y mascotas. El equipo de ICESat-2 entonces decidió lo que quería, y mi equipo comenzó el desarrollo de esas ideas. Después de eso, regresaron a nosotros para producir un cortometraje, llamado Salto de Fotones. El equipo para el cortometraje era más pequeño, pero todos eran especialistas en su campo, así que era un equipo bastante fuerte. Después de crear esa película, seguí trabajando para ellos, y acabaron preguntándome si quería trabajar en Goddard, una oferta que acepté.

¿Cómo se siente producir un trabajo que es visto y disfrutado por tanta gente? 

Es bastante increíble, porque a veces lo ves en lugares que no esperarías en absoluto. Es genial cuando un amigo me envía una nota diciendo que vieron mis cosas en lugares como el New York Times. Es increíble llegar a tanta gente.

¿Cómo se te ocurrió la idea de ilustrar el trabajo de la misión ICESat-2 con el personaje de un fotón juguetón? 

Querían llegar a gente que originalmente no habrían estado interesadas en las partes técnicas de la misión. Los científicos, Thorsten Markus, Tony Martino y Thomas Neumann, explicaron el viaje del fotón: desde el instrumento ATLAS, hasta la superficie de la Tierra y de vuelta a ICESat-2. Pensamos en el fotón como si fuera un hombrecito valiente, que se lanza a la Tierra con miles de millones de amigos y solo uno regresa. El equipo pensó que era una historia perfecta sobre un pequeño héroe, así que cuando estábamos desarrollando la misión, decidimos apostar por esa idea.

¿Qué es algo que deseas que hubieras sabido en tu primer día? 

Trabajando para tan gran variedad de campos, desde la ingeniería, la heliofísica (el estudio del Sol y cómo el Sol interactúa físicamente con el sistema solar), la astrofísica, la ciencia planetaria y las ciencias de la Tierra, me gustaría haber tenido un poco más de conocimiento sobre esos campos.

¿Cuál es el proyecto más desafiante en el que has trabajado mientras has estado aquí? 

Estando aquí, creo que los proyectos del telescopio espacial James Webb. Principalmente porque la ciencia era completamente nueva para mí. Implicaba mucha investigación y desarrollo, así como aprender nuevas técnicas. Tuve que profundizar mucho en ese proyecto, así que fue un reto. 

El telescopio Webb, de aproximadamente el tamaño de una cancha de tenis, es una colaboración internacional que se prevé que se lanzará en 2021 para estudiar cada fase de la historia del universo. Esto implica los primeros resplandores después del Big Bang, la formación de sistemas solares que podrían ser capaces de soportar la vida como la Tierra y la evolución de nuestro propio sistema solar.

Escrito por Ellie Ford 
Versión en inglés