Publicado: 
26 de septiembre de 2018

¡A ponerse los guantes!

La mayoría de las personas imagina una guantera como un pequeño compartimento ubicado en el lado del acompañante en un automóvil. Pero si usted es un astronauta que flota a 402 kilómetros (250 millas de altura), podría imaginarse un gran recinto de vidrio que le permite realizar experimentos que podrían cambiar la manera en que vivimos en y fuera de la Tierra.

Y eso es la Caja de Guantes de Ciencias de Microgravedad (Microgravity Science Glovebox, o MSG por su sigla en idioma inglés) que se instaló en la Estación Espacial Internacional (EEI) en 2002. Esto se hizo para llevar a cabo investigaciones de pequeña a mediana envergadura vinculadas con diversas disciplinas tales como: biotecnología, ciencia de la combustión, física de líquidos, física fundamental y ciencia de los materiales.

Muchos de estos experimentos pueden involucrar líquidos, llamas, partículas y vapores que no se querría que escapen hacia el interior del espacio cerrado de la estación espacial, ya que podrían enfermar a los astronautas o dañar los sensibles sistemas eléctricos y las computadoras de la estación. Es así que los miembros de la tripulación instalan un hardware de investigación en la mencionada caja y la sellan. Luego, insertan las manos a través de lo que se conoce como “anillo del guante” para poder manipular sus experimentos o muestras de manera segura. Estos anillos vienen en diversas configuraciones para adaptarse a los diferentes tamaños de las manos de los miembros de la tripulación así como a las preferencias respecto de la respuesta táctil. El investigador ve su trabajo a través de una ventana de acrílico. Incluso existe la posibilidad de instalar un sistema de cámara de alta definición con video en tiempo real dentro de la caja para permitir a los investigadores, en la Tierra, observar los experimentos que se realizan.

La MSG ha demostrado ser tan popular durante los últimos 16 años que se está agregando una segunda caja en la estación. El nuevo modelo se enfocará exclusivamente en las investigaciones relacionadas con las ciencias biológicas, y se lo conoce como Caja de Guantes de Ciencias Biológicas (Life Sciences Glovebox, o LSG, por su sigla en idioma inglés). Esta instalación completamente cerrada permitirá a los miembros de la tripulación llevar a cabo experimentos de biología del desarrollo sobre células, insectos, organismos acuáticos, plantas y animales.

La LSG mide casi el doble que la MSG original y puede albergar a dos astronautas, quienes en ocasiones son guiados en tiempo real por científicos que están en la Tierra, con el fin de realizar uno o más experimentos simultáneamente. La seguridad fue un elemento primordial a considerar en el diseño. A medida que el aire circula por el espacio de trabajo, los filtros de carbón activado continuamente lo purifican absorbiendo los químicos que puedan estar presentes. Además, un filtro de aire de alta eficiencia elimina las partículas y los aerosoles. Esto permite que las instalaciones proporcionen dos niveles de contención para manipular el nivel II de riesgo biológico y reducir los materiales biológicos.

Entonces, ¿por qué es necesario contar con una caja de guantes en una estación dedicada a las ciencias biológicas? J. Michael Cole, el subgerente de la Oficina de Proyecto de la EEI en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales (Marshall Space Flight Center, en idioma inglés) de la NASA, en Huntsville, Alabama explica:

“En primer lugar, los miembros de la tripulación dedicados a la exploración estarán bajo condiciones de microgravedad durante un período prolongado y es importante saber cómo afectará eso su fisiología y su biología. La LSG complementará la capacidad para realizar esos tipos de experimentos de investigación a bordo de la EEI. En segundo lugar, los experimentos de ciencias biológicas nos pueden dar información nueva sobre cómo tratamos las enfermedades aquí en la Tierra. Por ejemplo, los tratamientos para la osteoporosis se han visto beneficiados por las investigaciones que se llevaron a cabo en microgravedad”.

La próxima vez que le pidan que se quite los guantes para trabajar, quizás deba tener en cuenta que, para hacerlo en uno de los laboratorios más exclusivos que se han construido, es absolutamente necesario ponérselos.

Para obtener más información sobre lo que está sucediendo en la EEI, visite: www.nasa.gov/iss-science.

Para obtener más información sobre lo que está sucediendo científicamente en, alrededor y más allá de nuestro planeta, consulte: ciencia.nasa.gov.