Skip to Main Content

Sensores más Inteligentes para Observación de la Tierra

Pin it

Sensores más Inteligentes para Observación de la Tierra

La NASA desarrolla nuevos satélites con sensores inteligentes para el estudio de la Tierra y otros planetas

NASA

Enlace para la versión en audioEscuche esta historia, ya sea vía transmisión continua de audio o descargando este archivo de audio a su computador. O bien haga un clic aquí para obtener ayuda.

Octubre 26, 2006: El volcán indonesio Talang en la isla de Sumatra había permanecido dormido durante siglos cuando, en abril de 2005, volvió repentinamente a la vida con un rugido. Un penacho de humo se elevó a 1.000 metros de altura y los pueblos próximos se cubrieron de cenizas. Temiendo una erupción de importancia, las autoridades locales comenzaron a evacuar a 40.000 personas. Al mismo tiempo, agentes de la Organización de las Naciones Unidas lanzaron una llamada de socorro: los vulcanólogos deberían empezar a monitorizar al Talang de inmediato.

see captionSin que ellos lo supieran, muy alto sobre la Tierra un pequeño satélite ya estaba observando el volcán. Nadie le había dicho que lo hiciera. EO-1 (abreviación de "Earth Observing 1", en español ‘Observando la Tierra 1’) advirtió las señales de aviso y comenzó a monitorizar Talang por su cuenta.

De hecho, para cuando los vulcanólogos leían sus correos electrónicos de las Naciones Unidas, "EO-1 ya disponía de datos", dice Steve Chien, líder del grupo de inteligencia artificial del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory ó JPL) de la NASA.

Derecha: Una foto de Landsat del volcán Talang en Indonesia. [Más información]

EO-1 pertenece a una nueva generación de satélites que pueden pensar por sí mismos. "Lo programamos para descubrir cosas que cambian (como la nube de humo de un volcán) y tomar las acciones adecuadas", explica Chien. EO-1 puede reorganizar sus propias prioridades para estudiar erupciones volcánicas, inundaciones repentinas, incendios forestales, la desintegración de hielo marino —en resumen, cualquier cosa inesperada.

Imagen de Subscripción
Anótese aquí para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTÍFICAS

¿Es esto inteligencia real? "Absolutamente", dice. EO-1 pasa la prueba básica: "Si pones el sistema en una caja y lo observas desde fuera, sin saber cómo se toman las decisiones, ¿dirías que el sistema es inteligente?" Chien piensa que sí.

Y ahora la inteligencia está creciendo. "Estamos enseñando a EO-1 a usar los sensores de otros satélites". Por ejemplo: Terra y Aqua, dos satélites de la NASA que sobrevuelan toda la Tierra dos veces al día. Cada uno de ellos lleva a bordo un sensor denominado MODIS. Se trata de un espectrómetro infrarrojo capaz de detectar el calor de erupciones volcánicas o incendios forestales —justo el tipo de cosas que al EO-1 le gusta estudiar. "Ponemos los datos de MODIS a disposición del EO-1", dice Chien, "de modo que cuando Terra o Aqua vean algo interesante EO-1 puedan responder".

EO-1 también se conecta a sensores en la superficie terrestre, tales como "los observatorios de volcanes USGS en Hawai, Washington y la Antártica". Juntos, las estaciones terrestres y los satélites forman una red de sensores o "sensorweb", con EO-1 en el centro, recogiendo los datos y adoptando acciones. Es un nuevo método de gran potencial para el estudio de la Tierra.

Chien predice que las redes de sensores también resultarán útiles en otros planetas. Tomemos Marte como ejemplo: "Tenemos cuatro satélites en órbita alrededor de Marte y dos vehículos de exploración sobre su superficie. Podrían trabajar juntos". Supongamos que un satélite detecta la formación de una tormenta de arena. Podría dirigir a los otros para que monitoricen la tormenta cuando sobrevuelen la zona y que alerten a los vehículos o a los astronautas: "¡a cubierto, viene una tormenta!"

see captionDerecha: Concepto artístico de un vehículo de exploración lunar. [Imagen Ampliada]

En la Luna, Chien se imagina enjambres de vehículos examinando la superficie lunar: "otra buena aplicación", dice. ¿Y si un vehículo descubre una veta prometedora? Se podría llamar a otros para que ayuden, llevando a la zona taladros y otras herramientas especializadas. Con la autonomía de la inteligencia artificial, estos vehículos de exploración necesitarían escasa supervisión por parte de sus amos humanos.

Otro ejemplo más: el Sol. Hay más de media docena de naves ‘ahí afuera’ que pueden monitorizar la actividad solar: SOHO, ACE, GOES-12 y 13, Solar-B, TRACE, STEREO y otras. "Si estas naves pudieran organizarse como una red de sensores, podrían coordinar sus acciones para estudiar las tormentas solares y proporcionar mejores advertencias a los astronautas que se encuentren en la Luna o Marte", señala.

Por ahora la inteligencia está restringida a la Tierra. El resto del Sistema Solar está a la espera.

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionario Responsable de NASA: John M. Horack
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Curador: Bryan Walls


Relaciones con los Medios: Steve Roy Traducción al Español: Diego Díaz / Carlos Román
Editor en Español: Héctor Medina
El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.