Skip to Main Content

Tenis en la Luna

Pin it

Tenis en la Luna

Los seres humanos regresarán a la Luna. ¿Alguien quiere jugar tenis?

NASA

Enlace para la versión en audioEscuche esta historia, ya sea vía transmisión continua de audio o descargando este archivo de audio a su computador. O bien haga un clic aquí para obtener ayuda.

Agosto 30, 2005: Le llaman el "Hombre Cohete". El jugador profesional de tenis Andy Roddick ostenta el record mundial de servicios rápidos: 250 km/hora (155 millas por hora). Muy a menudo, cuando los oponentes se dan cuenta de hacia donde va la pelota, ésta ya ha llegado. ¡As! También sus remates son como cohetes.

Y, lo crea o no, esto puede ser un problema. Las pelotas golpeadas con tanta fuerza llegan lejos, volando directamente fuera de la pista. ¡Fuera! Es difícil ganar un juego de esta forma.

Derecha: Andy Roddick lanza un servicio —a más de 161 km/hora (100 millas/hora). [Más información]

Entonces ¿qué hacer con tanta velocidad? Roddick tiene un as en la manga: poner efecto en la bola. Golpeando la pelota oblicuamente (de manera sesgada), provoca que ésta gire. El efecto hace que la pelota describa una curva descendente. En lugar de salir fuera, cae limpiamente al otro lado de la red.

Ahora el Hombre Cohete se pregunta, "¿Qué pasaría si el Abierto de Estados Unidos se jugara en la Luna? ¿Me funcionaria bien el efecto?" [ver vídeo]

Es una pregunta perfectamente razonable. En 2004, cuando el presidente Bush presentó a la nación la Visión para la Exploración Espacial, declaró "los seres humanos van a ir al cosmos". En ningún momento dijo: excepto los jugadores de tenis. Donde va la gente, le sigue el deporte. Dentro de unas décadas, el tenis podría ser un popular pasatiempo en la Luna.

Imagine esto: Dos atletas vestidos con traje espacial se miran fijamente uno al otro a través de la red de una pista de tenis trazada en el polvo lunar. Sus propios reflejos les miran fijamente desde la escafandra del oponente. Sobre sus cabezas, el sol brilla, el cielo es negro y la Tierra está absolutamente hermosa; hoy hay cuarto creciente.

Arriba: Un concepto artístico del tenis en la Luna. Crédito: Paula Vargas y Terry Longbottom de NASA/JSC. [video]

Un jugador lanza la pelota hacia arriba... arriba... arriba. ¡Remate! Silenciosamente, a más de160 km por hora el servicio se desliza sobre la red, largo. Otro servicio, largo. Y otro, largo. Los remates son demasiado largos.

Algo está mal. En la Luna, el efecto no funciona.

De hecho, la pelota gira bien, pero el giro no hace que describa una trayectoria curva. La Luna no tiene aire, y las pelotas con efecto solamente describen una curva cuando vuelan en la atmósfera. (Nota: La gravedad también causa una trayectoria curva de la pelota, pero no lo suficiente como para asegurar todos los golpes).

Los físicos lo llaman Efecto Bernoulli: La presión del aire en un lado de una pelota que gira es más alta que en el otro. La presión alta empuja la pelota hacia el lado de presión baja —de ahí la curva. El físico suizo Daniel Bernoulli propuso las ecuaciones que describen este curioso fenómeno en el siglo XVIII, creando el marco para el demoledor juego de Andy Roddick casi 300 años después. (La curva de la pelota se conoce también como "Efecto Magnus" en honor a H.G. Magnus, Físico alemán del siglo XIX, quien estudió las fuerzas en pelotas con efecto).

El Efecto Bernoulli (también conocido como efecto Magnus), es muy importante en los deportes. En béisbol, permite a los lanzadores enviar pelotas curvas. En tenis y ping pong, ayuda a los jugadores a servir en blanco. En golf, es el responsable del temido "slice".

Derecha: El efecto Bernoulli. [Más información]

Por otra parte, el astronauta del Apolo 14 Al Shepard se convirtió en el primer golfista extraterrestre el 6 de febrero de 1971, cuando intentó golpear algunas pelotas en la Luna. Su palo de golf era casero, consistía en un hierro 6 unido al final del mango de una herramienta geológica. "Por desgracia, el traje es tan rígido, que aquí no puedo hacer esto con dos manos, pero voy a intentar un pequeño golpe de trampa de arena", dijo Shepard. El control de la misión comentó "Un golpe que parecía un slice". Shepard rebatió "¡Derecho como una bala!" De hecho, la pelota rodó solo 30 o 50 cm. Más tarde, Shepard pegó un buen golpe que recorrió, según la leyenda, "durante millas y millas y millas." La práctica hace la perfección, especialmente en la Luna.

Imagen de Subscripción
Anótese aquí para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTÍFICAS

El tenis en la Luna va a ser diferente del tenis en la Tierra en muchos aspectos. Por ejemplo: En la gravedad más baja de la Luna —solamente 1/6 de la de la Tierra— los globos se elevarán seis veces más alto y se mantendrán suspendidos hasta seis veces más lejos. ¿Sediento? Golpee un globo. Mientras está en el aire puede ir por un trago de agua.

Aquí en la Tierra tenemos pistas de arcilla y pistas de pasto. En la Luna habrá pistas de polvo. La superficie afecta al estilo de juego: la arcilla es una superficie lenta, mientras que el pasto es más rápido y propenso a rebotes imprevistos. Una superficie polvorienta probablemente será lenta, hasta que se la compacte un poco.

El polvo lunar añade un interesante giro al tenis. Por un motivo, el polvo lunar es extremadamente seco y aislante, y por tanto propenso a adherencia estática (como un calcetín crepitante sacado de la secadora). Las pelotas que golpeen este material una y otra vez pronto acumularán una capa de polvo electrizado. ¿Quiere dar un choque eléctrico a su oponente? ¡Golpee la pelota directo hacia él!

Es más: Cuando una pelota rebota en una pista lunar, va a levantar una pequeña columna de polvo. Haga girar la pelota justo a la derecha y astutamente podría enviar un chorro de polvo hacia su oponente, cegándole. El efecto de giro, o en este caso, el efecto de retroceso, podría venir bien después de todo.

Y no olvide los trajes espaciales. En la Tierra, los jugadores visten pantalones cortos y polos ligeros. En la Luna, se elevarán dentro de un voluminoso traje presurizado. Como descubrieron los astronautas del Apolo, realmente no se puede "correr" con un traje lunar a 1/6-g, se "brinca", haciendo el saltamontes como Tigger del Bosque de los Cien Acres (Tigger of the Hundred Acre Wood). Un jugador podría pasar más tiempo fuera del suelo que en él. ("¡Juego de piernas!" grita su entrenador de tenis. ¿Juego de piernas? ¿Qué juego de piernas se puede tener cuando los pies no tocan el suelo? Las viejas estrategias podrían no funcionar en la Luna).

Derecha: Andy Roddick reflexiona sobre el tenis en otros mundos. [ver vídeo]

Además, las articulaciones en los codos, rodillas y especialmente los hombros de los trajes espaciales son menos flexibles que las articulaciones humanas reales. Los saques por encima de la cabeza van a ser francamente difíciles. ¡Lo siento Andy! Los servicios de derecha o por debajo del hombro, legales en la Tierra, podrían ser obligatorios en la Luna. Mientras tanto, el golpe de revés podría acabar extinguiéndose: es difícil alargar la mano hacia el otro lado del cuerpo con un traje espacial hinchado.

Finalmente, se podrían confeccionar trajes especiales para tenis lunar, diseñados para permitir servicios por encima de la cabeza, golpes de revés, y correr normalmente. Las dimensiones de las pistas podrían cambiar, también, probablemente agrandándolas para acomodarlas a servicios sin Efecto Bernouilli y boleas con baja gravedad.

Baja gravedad. No hay efecto. Trajes espaciales voluminosos. El tenis en la Luna va a ser diferente. Dice Roddick, "?¡en cierto modo podría ser interesante!"

Créditos y Contactos

Autores: Dr. Tony Phillips y Phil West
Funcionario Responsable de NASA: John M. Horack
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Curador: Bryan Walls


Relaciones con los Medios: Steve Roy Traducción al Español: Pura Vallès / Carlos Román
Editor en Español: Héctor Medina
El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.