Skip to Main Content

Regresa el Cometa Halley<BR> ... en pedazos

Pin it

El Cometa Halley regresa
... en pedazos

La lluvia anual de meteoros Oriónidas, llega a su máxima intensidad el 21 de octubre, este fin de semana. 

NASA
Marshall Space Flight Center
Ver leyenda17 de Octubre, 2001: Este domingo, intente hacer algo fuera de lo común: levántese a las 3 a.m. Vístase bien abrigado. Salga afuera. Mire hacia arriba. 

Si el cielo está nublado, regrese a la cama. Si está despejado, siga mirando. No va a pasar mucho tiempo antes de que usted observe algo que hará que la salida valga la pena: un meteoro luminoso -- ¡y un auténtico pedazo del cometa Halley!

"Se trata de la lluvia anual de meteoros Oriónidas", explica Bill Cooke, miembro del equipo de Ambiente Espacial (Space Environments team) del Centro Marshall para Vuelos Espaciales (MSFC por su sigla en inglés) de la NASA. "Cada año en octubre, la Tierra pasa a través de una corriente de residuos polvorientos, desechados hace mucho tiempo por el cometa Halley". Cuando los pequeños restos del cometa -- no más grandes que granos de arena -- chocan con la atmósfera de la Tierra y se desintegran, se transforman en "estrellas fugaces".

Arriba: La artista Duane Hilton creó esta imagen de un meteoro Oriónida dibujando una línea luminosa sobre un grupo de robles dorados cerca de Bishop, California, EEUU.

subscription image
Anótese aquí para recibir nuestro SERVICIO DE ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTIFICAS
La lluvia de meteoros Oriónidas -- llamados así porque parecen salir de un punto (llamado radiante) ubicado en la constelación de Orión -- alcanzará su intensidad máxima en la madrugada del domingo 21 de octubre. Los observadores del cielo ubicados al norte del ecuador, si tienen cielos despejados, podrían llegar a detectar de 15 a 20 meteoros cada hora, antes del amanecer. Los observadores ubicados al sur del ecuador verán casi el mismo número: entre 10 y 15 meteoros por hora.

Este año el radiante de las Oriónidas será fácil encontrar. Estará cerca del hombro de Orión, el Cazador, que a su vez se localizará aproximadamente en el centro de un llamativo triángulo formado por Sirio -- la estrella más brillante del cielo -- y los planetas gigantes Júpiter y Saturno. Estas estrellas y planetas, observados desde latitudes medias del hemisferio norte, se observan hacia el lado sureste de la bóveda celeste, antes del amanecer.

Aunque, según algunos observadores con experiencia, mirar directamente en dirección al radiante no es la mejor manera de observarlos. Los meteoros Oriónidas que aparezcan allí le parecerán cortos y débiles -- como resultado de verlos muy de frente. En vez de ello, mire hacia alguna región oscura del cielo a unos 90 grados del radiante. Así verá la misma cantidad de Oriónidas, pero le parecerán más largos y atrayentes. Las colas de todos los meteoros Oriónidas, no importan donde aparezcan, apuntarán hacia el radiante en Orión.

Mapa del cielo -- ver los detalles en la leyenda

Arriba: Los observadores ubicados en latitudes medias del hemisferio norte pueden localizar el radiante de la lluvia de meteoros Oriónidas, hacia el sureste de la bóveda celeste cerca de las 3 a.m., hora local, este 21 de octubre. Haga clic aquí para ver un mapa del cielo en el hemisferio sur (N del T:  los habitantes del hemisferio sur, posiblemente estarán en Horario de Verano y para ellos, Orión se levantará a las 2 a.m. hora local).

Los Oriónidas de octubre son parientes de las Eta Acuáridas -- una lluvia de meteoros visible en mayo, y que se observa preferentemente en el hemisferio sur. Ambas han surgido del cometa Halley. 

"La Tierra pasa cerca de la órbita del cometa Halley  dos veces por año, una vez en mayo y otra en octubre", explica Don Yeomans, administrador del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (Near-Earth Object Program) del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA. A pesar de que el cometa propio se acerca a nosotros con muy poca frecuencia  -- ahora está más allá de la órbita de Saturno y tardará otros 60 años en regresar cerca de la Tierra -- los restos polvorientos del Halley se mueven constantemente a través del sistema solar interior y producen estas dos frecuentes lluvias de meteoros. 

La órbita del Cometa HalleyEn 1986, la última vez que el Cometa Halley pasó cerca del Sol, el calor de nuestra estrella evaporó unos 6 metros de hielo polvoriento del núcleo del cometa. Esto es común, aseguran los investigadores. El cometa Halley ha estado visitando el interior del Sistema Solar cada 76 años desde hace milenios, dejando regada una estela de polvo cada vez.

Al principio, los granos de polvo recién liberados siguen al cometa -- lo que significa que no pueden alcanzar a nuestro planeta. Las órbitas de la Tierra y el Halley, están separadas, en su punto más cercano, por unos 22 millones de kilómetros (0.15 UA). Los granos, sin embargo, eventualmente se separan y algunos emigran hasta ubicarse en rumbo de colisión con la Tierra.

"Las partículas que abandonan el núcleo se alejan de la órbita del cometa, principalmente por dos razones", explica Yeomans. "Primero, las perturbaciones gravitacionales producidas por los encuentros con los planetas son diferentes [para los granos y para el cometa]. Segundo, las partículas de desecho son mucho más afectadas por la presión que ejerce la radiación (luz) solar que el propio cometa".

"La evolución orbital de los restos del Halley es un problema muy complicado", dice Cooke. Nadie sabe exactamente cuánto tiempo tardan las partículas -- del tamaño de granos de polvo- del Halley en moverse hacia una órbita que cruce la de la Tierra -- tal vez siglos o incluso miles de años. Una cosa es segura, sin embargo: los "meteoros Oriónidas son antiguos".

Y rápidos. "Estos micro-meteoros chocan con la atmósfera de la Tierra a una velocidad de 66 km/s (lo que equivale a 237 600 km/h ó 148,000 mph)", continúa. Sólo los meteoros Leónidas de noviembre (72 km/s) son más rápidos. Esos meteoros a veces dejan "trazos" (residuos incandescentes de la estela del meteoro) que permanecen en el cielo por segundos, o incluso minutos.

Ver leyenda Izquierda: La nave Giotto de la Agencia Espacial Europea logró capturar esta imagen cercana del núcleo del cometa Halley. Los chorros brillantes indican zonas que están expulsando material, que tal vez algún día llegue a la tierra como meteoros Oriónidas o Eta Aquáridas. [más información]

Cooke y un grupo de sus colegas, dirigidos por Rob Suggs del Directorado de Ingeniería del MSFC, observarán las Oriónidas  este fin de semana desde Huntsville, Alabama. Utilizarán para esto un conjunto de cámaras de imagen intensificada, que pueden detectar estrellas muy débiles, hasta de magnitud 8. (En comparación,  el ojo humano sin la ayuda de un telescopio puede ver, contra un cielo muy oscuro, estrellas tan tenues hasta de magnitud 6. Una estrella de magnitud 8 es 6.3 veces más débil que una estrella de magnitud 6.)

"Esta será nuestra preparación para la tormenta de meteoros Leónidas del próximo mes", dice Suggs. "Planeamos colocar estas cámaras, que fueron desarrolladas en la Universidad del Oeste de Ontario  (Western Ontario University), alrededor del mundo, para supervisar la actividad meteórica del 18 de noviembre". Esa será la fecha, en que la Tierra pasará a través de toda una serie de estelas de desechos del cometa habitual Tempel-Tuttle, lo que posiblemente desencadenará una lluvia de meteoros con una intensidad de miles de estrellas fugaces por hora. 

"Las Oriónidas no producirán, ni remotamente, tantos meteoros como las Leónidas", agrega Suggs, "pero, al igual que las Leonidas, las Oriónidas son rápidas, lo cual nos dará una buena oportunidad para probar nuestro sistema."

La próxima semana Ciencia@NASA presentará los resultados de las filmaciones de Suggs sobre los meteoros de este fin de semana, y nos dará más detalles sobre la próxima lluvia de meteoros Leónidas. ¿Pero, para qué esperar? Usted puede comenzar a calentar motores como preparación para las Leónidas este mismo fin de semana. Simplemente salga afuera, mire hacia arriba, y observe como regresa el cometa Halley ... en pedacitos.

Nota del Editor: A diferencia de la mayoría de las lluvias anuales de meteoros, las Oriónidas no muestran un máximo muy destacado. La cantidad de meteoros se incrementa por unos pocos días, alrededor  del 21 de octubre. Si no es conveniente la madrugada del domingo, intente, en cambio, observar las Oriónidas antes del amanecer del sábado o del lunes.

Enlaces a la RedLas Oriónidas -- más información, incluyendo la historia detallada de esta lluvia, escrita por Gary Kronk. Las Oriónidas son parientes de las Eta Aquáridas.

Pronósticos de las Leónidas para el 2001 -- preparado por Bill Cooke, del Programa de Ambiente y Efectos del Espacio de la NASA/MSFC.

El Cometa Halley -- la historia de la bola de nieve sucia más conocida en el mundo, en la página Los Nueve Planetas.

La órbita del Cometa Halley en 3D -- entérese de dónde se encuentra el Halley en este momento usando este programa en lenguaje Java construido en el JPL, y que es parte de la página principal del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra.


Unase a nuestra creciente lista de suscriptores -- anótese para recibir nuestro servicio de entrega inmediata de noticias científicas -- y ¡reciba un mensaje de correo electrónico cada vez que publiquemos un nuevo artículo!

Más Dice Joe Cool Titulares


FIN


Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionario Responsable de NASA: John M. Horack
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips


Curador: Bryan Walls
Relaciones con los Medios: Steve Roy
Traducción al Español: Jorge Ianiszewski
Edición en Español: Carlos Román 
El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina las Páginas de Internet de Science@NASA que incluyen a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.